Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eslovenia allana la entrada de Croacia en la UE tras el fin de su litigio fronterizo

El 51,6% de los votantes aprueba un acuerdo para zanjar el conflicto

Los eslovenos han votado en un referéndum clave para la entrada de la vecina Croacia en la Unión Europea. Con el 98% de las papeletas escrutadas, el 51,6% de los votantes se ha mostrado a favor del acuerdo, firmado en noviembre pasado por los Gobiernos de los dos países de la antigua Yugoslavia, que supone un paso clave para resolver un litigio sobre sus fronteras terrestres y marítimas en el Adriático que dura casi dos décadas.

Este acuerdo, aprobado también por los Parlamentos de los dos países, prevé que un equipo internacional alcance una solución para poner fin a dicho conflicto, que obstaculiza el ingreso de Croacia en la UE. Los resultados de esta comisión serán vinculantes para las partes. El primer ministro esloveno, Borut Pahor (centro-izquierda), decidió someter el acuerdo a referéndum por la presión de la oposición conservadora, liderada por el ex primer ministro Janez Jansa, que rechaza totalmente el acuerdo.

La victoria en el referéndum de ayer no garantiza a Croacia su pretensión de convertirse en socio comunitario, ya que la oposición eslovena ha advertido que bloqueará la ratificación del tratado de ingreso croata en la UE, previsto para 2012. Si finalmente lo consigue, Croacia se convertiría en la segunda ex república yugoslava en la Unión, después de la entrada de Eslovenia en 2004. El Gobierno esloveno bloqueó el pasado año la entrada de Croacia a la UE hasta que no hubiera un acuerdo sobre el litigio fronterizo.

El territorio en conflicto es una pequeña porción de tierra en la península de Istria, en el mar Adriático, reclamada por Eslovenia, que tendría así acceso directo a aguas internacionales. Pero ello supondría la cesión por Croacia de una parte de su territorio y de su derecho sobre esa zona bañada por el mar.

Para Croacia, este problema, surgido tras la desintegración de la ex Yugoslavia en 1991, debería realizarse con una sencilla escisión por el centro de la bahía de Pirán, mientras que Eslovenia, con solo 47 kilómetros de costa, llama la atención que de esa manera no dispondría de acceso propio a aguas internacionales.

Como el resultado de las urnas es vinculante en este referéndum, si los ciudadanos se hubieran pronunciado contrarios al acuerdo, el Parlamento no podría volver a debatir este asunto durante un mínimo de 12 meses.

Alrededor de 1,7 millones de eslovenos con derecho a voto fueron convocados ayer a depositar su sufragio en los más de 3.000 colegios electorales en un referéndum cuyo final se esperaba muy ajustado, según los pronósticos de los analistas.

"El sí en el referéndum de hoy [por ayer] es crucial para el ingreso de Croacia en la UE, porque sin ese sí, Eslovenia bloquearía la entrada", explicó Darren Middleditch, experto de la agencia de calificación de crédito D&B, informa la agencia Reuters. "Resolver la disputa sobre las fronteras con Croacia es la base para una paz duradera, la seguridad y la amistad de ambas naciones", manifestó el primer ministro esloveno la semana pasada para pedir el voto a favor del acuerdo. "Es el primer acuerdo que alcanzamos en 18 años. Si lo rechazamos, no sé cuánto tiempo necesitaremos yo o mi sucesor para tener otro acuerdo", añadió. Los resultados provisionales indicaban anoche que no será necesario buscar un plan B.