El Caníbal de la ballesta comparece ante un juez británico

Vecinos del presunto asesino aseguran que tenía lagartos en su casa y que comía ratones

Stephen Griffiths, acusado de haber asesinado a tres mujeres que ejercían la prostitución en Bradford (West Yorkshire, norte de Inglaterra) se presentó a si mismo como "El Caníbal de la ballesta" en una breve comparecencia esta mañana ante el juez. Así es cómo le han descrito algunos tabloides británicos a pesar de que no hay ningún indicio, al menos hasta ahora, de que haya comido carne de las que se creen sus víctimas.

Detenido el lunes pasado lunes, el jueves fue formalmente acusado de haber asesinado a Suzanne Blamires, de 36 años, cuyo cuerpo desmembrado apareció el martes en el río Aire. Y también a Susan Rushworth, de 43 años, que desapareció el 22 de junio del año pasado, y a Shelley Armitage, de 31, desaparecida desde el 25 de abril, cuyos cuerpos aún no han aparecido.

Más información

La policía no vincula a Griffiths con otras mujeres desaparecidas en la zona en los últimos años, pero tiene previsto examinar más adelante esa posibilidad. La prioridad ahora es encontrar los cuerpos de Rushworth y Armitage y acumular pruebas contra el sospechoso.

Griffiths, de 40 años, que está cursando un doctorado de criminología, compareció durante cinco minutos ante un magistrado en Bradford. Esposado, sin afeitar, vestido con camiseta blanca, camisa negra y pantalones tejanos azul oscuro, mantuvo las manos como si estuviera rezando mientras le preguntaban. ¿Cómo se llama? "Eh... El Caníbal de la Ballesta", respondió. ¿Dónde vive? "Eh... aquí, supongo", ironizó. ¿Nació el 24 de diciembre de 1969? "Sí", respondió escuetamente a la tercera pregunta.

En una segunda comparecencia poco después de mediodía confirmó que su nombre es Stephen Shaun Griffiths. El juez le comunicó que su próxima comparecencia será mediante conexión de vídeo desde la prisión y fijó la próxima vista para el 7 de junio.

Algunos diarios han seguido publicando detalles escabrosos sobre su personalidad. Vecinos suyos citados por The Sun aseguran que los lagartos que tenía en su casa como animales de compañía medían hasta 1,2 metros. Un amigo del presunto asesino asegura que un día vio cómo se tragaba vivo uno de los ratones que criaba en su casa para alimentar a los lagartos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50