Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de niñas hospitalizadas en Afganistán tras un presunto ataque con gas contra sus escuelas

Los incidentes han sucedido en Kunduz y Kabul y es la quinta vez que se repiten en un mes

Al menos 30 niñas residentes en la ciudad de Kunduz, en el norte de Afganistán, tuvieron que ser hospitalizadas ayer después de que se produjera un presunto atentado con gas venenoso contra su escuela, según indicó ayer un responsable sanitario, en lo que supone el quinto incidente de este tipo en un mes. En Kabul fueron ingresadas seis niñas tras producirse un suceso similar en otra escuela.

"No sabemos el número exacto de niñas afectadas, aún siguen llegando, podrían ser muchas más", indicó el director del hospital de Kunduz, Humayun Jamosh.

Una de las chicas hospitalizada en Kunduz declaró haber visto a un hombre, envuelto en ropa negra, con la boca y la nariz cubierta con un trapo, lanzar una botella cerca de la escuela, de la que se desprendió un gas maloliente.

"Se sintió un olor dulce. Se lo dije a mis profesoras, pero ellas no pensaban que fuera nada grave. Hasta que otras compañeras se desmayaron o empezaron a vomitar", declaró otra de las alumnas afectadas en Kabul. La chica, de 15 años, afirmó que tres hombres habían aparcado fuera de su escuela antes de que se empezara a difundirse el olor.

En Kabul, la policía acudió a investigar el caso en los alrededores de la escuela y trató de restar importancia. Dijeron que todo se debía a un escape de gas en una tienda cercana. Pero el propietario de la tienda desmintió que hubiese sufrido ningún escape. El Ministerio de Interior no confirmó si el envenenamiento de las alumnas se debió a un atentado.

En Kunduz se han registrado tres incidentes de este tipo en las escuelas de niñas durante las últimas semanas. El pasado 25 de abril más de 40 niñas de una escuela de Kunduz fueron hospitalizadas después de ingerir un gas de olor dulzón. "Estaba en clase cuando me pareció oler una flor", recordó tras aquel suceso Sumaila, una de las afectadas. "En ese momento vi cómo mis compañeras y mi profesor se caían".

Por ahora ninguno de los casos ha resultado mortal. Los responsables provinciales han culpado de los ataques anteriores a los talibanes, pero la semana pasada, un portavoz del grupo islamista negó cualquier implicación en este tipo de ataques e incluso los condenó. Las muestras de las sustancias del incidente de la semana pasada han sido enviadas al extranjero para ser analizadas, ya que aún tienen que ser identificadas.