El altímetro y una mala reacción de los pilotos ocasionaron el accidente de avión en Ámsterdam en febrero de 2009

La investigación holandesa sobre el siniestro, en el que murieron 9 de los pasajeros que iban a bordo de un Boeing 737-800 de Turkish Airlines, pide una mayor preparación de los pilotos ante situaciones de emergencia y urge al fabricante a mejorar sus sistemas de medición de altitud

Imagen tomada el 25 de febrero de 2009, minutos después de que un Boeing 737-800 de Turkish Airlines se estrellara durante la maniobra de aproximación al aeropuerto de Schipol-Amsterdam (Holanda). Los investigadores del accidente han presentado hoy su informe, que atribuye el siniestro a un fallo en el altímetro y a la mala reacción de los pilotos.
Imagen tomada el 25 de febrero de 2009, minutos después de que un Boeing 737-800 de Turkish Airlines se estrellara durante la maniobra de aproximación al aeropuerto de Schipol-Amsterdam (Holanda). Los investigadores del accidente han presentado hoy su informe, que atribuye el siniestro a un fallo en el altímetro y a la mala reacción de los pilotos.AFP

Una combinación de problemas con el altímetro y una mala reacción de los pilotos, a los que se unieron una pérdida de velocidad y las insuficientes instrucciones de la torre de control, fue la causante del accidente de una aeronave de Turkish Airlines en el aeropuerto de Schipol-Amsterdam (Holanda) hace algo más de un año. Esa es una de las principales conclusiones de los investigadores holandeses sobre el siniestro, sucedido el 25 de febrero de 2009 y en el que fallecieron 9 pasajeros (cinco turcos y cuatro estadounidenses) del vuelo TK1951, procedente de Estambul, cuando un Boeing 737-800 cayó antes de llegar pista mientras iniciaba la aproximación a la misma.

Aunque un fallo técnico se encuentra en el origen del accidente, "los pilotos habrían podido impedirlo", según ha destacado Pieter van Vollenhoven, director de la organismo holandés encargado de la seguridad aérea, durante una conferencia de prensa en La Haya para informar sobre las conclusiones de la investigación sobre el siniestro. Por ello, los investigadores urgen a la industria a mejorar el entrenamiento de los pilotos y la comunicación de problemas téxcnicos.

Más información
Francia localiza las cajas negras del Airbus que se estrelló en el Atlántico
Los accidentes aéreos más graves en los últimos diez años

En un informe provisional publicado el 4 de marzo de 2009 se avanzó que se había detectado un problema con el altímetro, que envió información errónea al piloto automático e hizo que la velocidad del avión descendiera prematuramente. Ahora, los investigadores señalan que, ante esa situación, los pilotos no reaccionaron adecuadamente, ya que debieron abortar el aterrizaje. "Es raro que no se dieran cuenta de la reducción de velocidad", ha afirmado Van Vollenhoven.

Además, el informe señala que cuando la aeronave había descendido a 500 pies de altura (152 metros), su "aproximación no estaba estabilizada", siendo esa "la altitud en la que el aterrizaje se aborta si el avión no está estabilizado". Turkish Airlines ha rebatido este argumento. La aerolínea turca ha asegurado en un comunicado que "aunque los pilotos reaccionaron pronto, el acelerador automático retrocedió inesperadamente. El segundo intento de los pilotos, tras desenganchar el acelerador, de hacerla avanzar la palanca tuvo éxito, pero fue demasiado tarde".

Por su parte, Boeing ya indicó tras el informe parcial del año pasado que los accidentes raramente son resultado de un solo fallo o acción. Van Vollenhoven también ha abundado hoy en esa idea al hablar de "una combinación de circunstancias excepcionalemente desafortunada", pero ha asegurado que el problema con el altímetro es frecuente en ese tipo de aparatos y que tanto el fabricante como la aerolínea lo conocían "desde hace años", aunque siempre se había considerado más un problema técnico que de seguridad. Por ello, el responsable holandés de seguridad aérea ha hecho un llamamiento a Boeing para "aumentar la fiabilidad" de sus altímetros, aunque ha recordado que los sinistros vinculados a este problema son muy pocos ya que los pilotos pueden solventar este problema por ellos mismos sin dificultad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS