Francia localiza las cajas negras del Airbus que se estrelló en el Atlántico

Los investigadores calculan un margen de error de cinco kilómetros.- Defensa no asegura que vaya a recuperar los dispositivos

La caja negra del Airbus del vuelo AF447 que el pasado uno de junio se estrelló en medio del océano Atlántico, a unos 1.300 kilómetros de la ciudad de Arrecife, cuando volaba de madrugada desde Río de Janeiro a París con 228 personas a bordo, ha sido localizada. Se encuentra, según asegura un portavoz del Ministerio de Defensa francés, en un área acotada de cinco kilómetros cuadrados.

"Esto no quiere decir que se pueda rescatar y sacar a la superficie. Es como encontrar una caja de zapatos en una zona de la superficie de París y con un relieve como Los Alpes", ha explicado, gráficamente, el portavoz de la Marina francesa, Hurgues du Plessis a la agencia France Presse. En efecto: el terreno en el descansa ahora la caja negra, que encierra, en principio, los secretos de ese vuelo sin supervivientes, tiene una profundidad media de 3.000 metros y es muy accidentado y montañoso.

Más información
Tragedia aérea en el Atlántico
Tragedia aérea en el Atlántico
El altímetro y una mala reacción de los pilotos ocasionaron el accidente de avión en Ámsterdam en febrero de 2009

La localización del área de la caja negra se ha producido porque los investigadores han examinado nuevamente las grabaciones que los submarinos armados de potentes receptores hicieron semanas después del accidente. La caja negra emitió, durante dos meses, un sonido parecido al que hace un martillo de madera al golpear sobre una mesa. En su tiempo, esas grabaciones no presentaron nada. Pero ahora, gracias a nuevos programas informáticos, se ha podido rescatar el sonido delimitador.

Las causas del accidente aún son oscuras: el organismo oficial francés encargado de las investigaciones, la BEA, aludió en su tiempo a un posible fallo de las sondas encargadas de medir la velocidad del avión y al hecho de que éste atravesara una zona de grandes turbulencias sin esos medidores perfectamente sintonizados. Pero añadía que faltaban elementos para saber exactamente por qué se vino abajo el avión de forma tan abrupta.

Un resto del fuselaje del Airbus A330 que se estrelló el 1 de junio del año pasado cuando volaba de Río de Janeiro a París.
Un resto del fuselaje del Airbus A330 que se estrelló el 1 de junio del año pasado cuando volaba de Río de Janeiro a París.EFE
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS