Una cadena de atentados mata a 35 personas en Bagdad

Otras 140 personas resultan heridas y siete edificios destrozados a causa de las explosiones en cinco barrios de la capital iraquí

Al menos 35 personas han muerto y otras 140 han resultado heridas en varias explosiones en cadena que han sacudido esta mañana Bagdad. Los atentados, que han destruido siete edificios, según fuentes policiales, han elevado la cifra de muertos en los últimos cinco días a más de 100. El aumento de la violencia coincide con la incertidumbre política acerca de quién formará Gobierno, casi un mes después de unas elecciones legislativas de las que no emergió un vencedor claro. Las negociaciones entre los distintos partidos para formar una coalición pueden aún durar meses.

Un portavoz de las fuerzas de seguridad de Bagdad, el general Qassim al-Moussawi, ha responsabilizado a miembros de Al Qaeda y antiguos baazistas de la cadena de atentados cometidos desde el pasado viernes. "Estamos en un campo de batalla y tenemos que esperar cualquier tipo de ataque", ha dicho en la televisión pública. Los ataques de hoy tenían como blanco varios edificios residenciales en cinco barrios de la capital iraquí: Al Shola, Yokuk y Al Shorta al Raba, en el oeste de Bagdad; Al Amel, en el sur; y Al Salihiya, en el centro de la capital. La policía no descarta que la cifra de víctimas aumente, ya que los equipos de socorro todavía continúan buscando posibles víctimas debajo de los escombros. La Policía ha cerrado los accesos a los lugares de las explosiones para permitir a las ambulancias el traslado de víctimas.

Más información
"Podía habernos tocado a nosotros", relata un funcionario español
Mueren 41 personas en Bagdad en tres atentados suicidas
Un atentado ante la Embajada española en Bagdad mata a un empleado de la legación alemana

"Oímos una explosión y el edificio se derrumbó"

Los bomberos se afanan entre las ruinas de un edificio de tres plantas en el centro de Bagdad, según testigos citados por Reuters. El edificio tenía un café repleto de clientes en la planta baja y apartamentos en los pisos superiores. "De repente oímos una gran explosión, y entonces el edificio se derrumbó. Hay mucha gente bajo los escombros", ha señalado un vecino. Otra de las explosiones ha tenido lugar cerca del Ministerio de Cultura y de la Embajada de Irán, que ya fue objetivo de un ataque el pasado domingo.

Ese día tres atentados suicidas cerca de las embajadas de Irán, Egipto, España y Alemania en Bagdad se cobraron la vida de 41 personas y dejaron heridas a más de 220 personas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La onda expansiva alcanzó el edificio de la delegación diplomática española pese a los muros de protección y las planchas de acero que cubren las ventanas. Los atentados del domingo se produjeron en los barrios de Al Mansur, en el oeste de Bagdad, y en el de Al Salehiya, en el centro de la capital. En los tres casos los conductores de los coches bomba llevaban también cinturones explosivos como carga adicional.

Esta cadena de atentados de hoy es la mayor que sufría el país desde el 25 de enero, cuando varios hoteles fueron objeto de diversos atentados que causaron la muerte a 36 personas y heridas a un centenar. Las fuerzas de seguridad iraquí han anticipado un aumento de la violencia tras las elecciones del 7 de marzo, que mostraron la división sectaria que aún existe en el país. Las dos principales coaliciones, la laica Iraquiya, de Iyad Allaui, y la chií Estado de la Ley, del primer ministro, Nuri al Maliki, quedaron a sólo dos escaños de diferencia, 91 frente a 89, de los 325 asientos del Parlamento. Después de las anteriores legislativas, en 2005, la violencia sectaria estalló durante los cinco meses que se tardó en formar un Gobierno.

Los vecinos buscan entre los escombros de un restaurante destruido por una de la explosiones
Los vecinos buscan entre los escombros de un restaurante destruido por una de la explosionesAFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS