EE UU limitará el uso de armas nucleares

Washinton se compromete de forma explícita a reducir la fabricación de ojivas nucleares.- El jefe del Pentágono afirma que "todas las opciones están sobre la mesa" frente a Irán y Corea del Norte

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado hoy que limitará el uso de armas nucleares, renunciará a la fabricación de nuevas armas atómicas y podría promover más reducciones en el arsenal norteamericano, bajo el nuevo plan que desarrollará la administración de Barack Obama. Asimismo, ha dicho que buscará más negociaciones bilaterales de alto nivel con Rusia y China "para promover relaciones estratégicas más estables y transparentes", según desvela un documento del Departamento de Defensa.

Obama expresa en un comunicado que su estrategia reconoce que la mayor amenaza "ya no es un intercambio nuclear entre países, sino el terrorismo nuclear y la proliferación a un número cada vez mayor de Estados".

Bajo esta nueva estrategia, Estados Unidos reniega por primera vez de usar armas atómicas contra países que no tienen armas nucleares, una posición totalmente opuesta a la de la Administración Bush, que amenazó con utilizar estas armas en represalia ante ataques biológicos o químicos. Sin embargo, esta nueva política no significa que Estados Unidos bajará la cabeza ante potenciales enemigos. De hecho, Washington envía un mensaje a Irán y Corea del Norte de que siguen constituyendo un objetivo potencial en caso de hostilidades.

Según el documento, el nuevo plan nuclear propone una condición importante: que los países no estarán sujetos a una posible respuesta nuclear estadounidense si cumplen con el Tratado de No Proliferación Nuclear. Es aquí donde Irán y Corea del Norte no están incluidos.

"Esencialmente nos referimos a países como Irán y Corea del Norte, que no cumplen (con el Tratado de No Proliferación), y básicamente todas las opciones están sobre la mesa cuando se refiere a naciones en esa categoría junto con organizaciones no estatales que pueden adquirir armas nucleares", ha dicho el jefe del Pentágono, Robert Gates a los periodistas. En este último punto, la mayor preocupación es la continua evidencia de que Al Qaeda y otros grupos radicales están interesados en adquir armas de destrucción masiva.

Mantener la seguridad

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El anuncio se produce después de que el mismo presidente Barack Obama adelantara al diario The New York Times la que será su política nuclear en una entrevista. Además se presenta a pocos días de firmar un acuerdo histórico con Rusia de control de armas nucleares, programado para este jueves en Praga, y de celebrar en Washington una cumbre sobre seguridad nuclear la próxima semana a la que están invitados los dirigentes de 47 naciones.

"Queremos asegurarnos de que podemos avanzar hacia un mundo en el que se dé menos importancia a las armas nucleares", ha dicho el mandatario en la entrevista realizada en el despacho Oval. "Asegurarnos de que nuestra capacidad armamentística convencional tiene un poder disuasorio efectivo en todas las circunstancias, salvo las de extrema gravedad".

Obama, premio Nobel de la Paz, pretende servir de ejemplo en materia nuclear. Es por ello que su Administración ha dicho que considerará usar las armas nucleares solo en "circunstancias extremas", y se ha comprometido a no desarrollar nuevas cabezas nucleares. Aunque ha decidido reducir el peso de las armas nucleares en la seguridad nacional, Washington no descarta fortalecer su arsenal convencional para proteger al país de potenciales ataques terroristas.

"Tenemos otros medios de disuasión sobre los que podemos incrementar nuestra dependencia, como las defensas misilísticas y otras armas no nucleares", agrega el funcionario del Pentágono.

Esta nueva estrategia probablemente levantará críticas en el sector consevador estadounidense, que considera que la posición de Obama en esta materiua podría comprometer la seguridad nacional del país. Pero también puede causar decepción entre sus mismas filas demócratas que quieren que el presidente vaya más allá en relación al control de estas armas.

China

En su documento, la Adiministración ha aprovechado para incluir críticas al programa nuclear chino, al que califica de poco transparente.

"El arsenal nuclear chino sigue siendo mucho más pequeño que los de Rusia y de Estados Unidos... pero la falta de transparencia que rodea a su programa nuclear, su ritmo y alcance, así como la doctrina y la estrategia que lo conducen, despierta dudas acerca de las futuras intenciones chinas", dice el documento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS