Al menos 12 personas mueren en tres atentados en Irak durante la jornada electoral anticipada

Siete soldados mueren en Bagdad en un ataque a las puertas de un colegio electoral que hace crecer la tensión ante los comicios del domingo

La violencia sectaria salpica de pleno las elecciones iraquíes, que se celebran el domingo. Al menos 12 personas, la mayoría soldados, han muerto en tres atentados perpetrados en Bagdad, capital iraquí, durante la jornada electoral especial que se celebra hoy para policías, soldados, presos y enfermos.

Dos explosiones en los alrededores de sendos colegios electorales en distintas zonas de Bagdad, según fuentes de la policía y del Ministerio de Interior, han matado a al menos siete soldados y ha herido a 25 personas. El más grave de los ataque se ha registrado en el barrio de Mansur, en el oeste de Bagdad. Poco antes, una explosión ha causado la muerte de cinco civiles y ha herido a otras 22 personas cerca de un colegio electoral en el barrio Al Huriya, en el noroeste de la capital.

Más información
El terror golpea Irak antes de las elecciones
Irak acude a las urnas con el reto de dejar atrás el sectarismo y la guerra
Ciudad Sáder estrena la paz
Un supuesto escuadrón de Al Qaeda mata a 24 suníes en Irak

Los ataques coinciden con el comienzo de la votación especial para soldados, policías, presos y enfermos, en un adelanto de los comicios parlamentarios del próximo domingo, de los que surgirá la nueva coalición gobernante. Unas 850.000 personas están convocadas al voto anticipado.

Varios policías y militares han acudido desde primera hora de la mañana a las puertas de los colegios electorales, lo que indica que el objetivo del ataque pueden haber sido, de nuevo, las fuerzas de seguridad iraquíes. Ayer, un triple atentado en dos comisarías y un hospital causó más de 30 muertos en Baquba, una localidad de población mixta (la mitad de los ciudadanos son suníes, frente al minoritario 30% de la secta en todo Irak).

Los comicios del próximo domingo han vuelto a despertar la violencia religiosa en Irak. Desde que en 2003 la invasión estadounidense expulsó del poder al partido suní Baaz, los líderes de la minoría religiosa temen no poder mantener el control de las calles en las provincias nororientales, donde hay más presencia suní.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los ataques son, además, un duro golpe para el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, cuya principal baza política en el último año ha sido la seguridad. La inestabilidad hace peligrar la estrategia militar occidental después de que el Pentágono anunciase ayer que sólo un deterioro "extraordinariamente grave" de la seguridad puede ralentizar la salida de los 96.000 soldados estadounidenses a partir del próximo agosto. Las tropas extranjeras deberán abandonar Irak a finales de 2011.

Un edificio dañado tras un ataque con cohete junto a un colegio electoral en Bagdad.
Un edificio dañado tras un ataque con cohete junto a un colegio electoral en Bagdad.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS