Al menos 32 muertos por el temporal en Madeira

El Gobierno estudia declarar el estado de castástrofe por los derrumbes, las carreteras cortadas y la falta de eléctricidad en la isla

El vicepresidente del Gobierno autónomo de las islas de Madeira ha elevado a 32 los muertos causados por el temporal que azota el archipiélago portugués. Más de 60 personas están hospitalizadas. La lluvia intensa y los fuertes vientos que azotan desde primera hora del sábado la región autónoma de Portugal en el océano Atlántico han causado el caos en muchas zonas de Madeira, la isla principal. Hay problemas en las carreteras, el aeropuerto y el suministro eléctrico, además de derrumbes e inundaciones.

El ministro del Interior ha anunciado que el Gobierno estudia la posiblidad de declarar en la región el estado de catástrofe y solicitar a la Unión Europea la ayuda comunitaria para estas situaciones. El primer ministro luso, José Sócrates, se ha desplazado al archipiélago para visitar los zonas afectadas y manifestar el apoyo del Gobierno de Portugal "para cooperar en la respuesta". Sólo la isla de Madeira, con 741 kilómetros cuadrados de superficie, y la de Porto Santo, de 42 kilómetros, están pobladas. El tráfico aéreo esta siendo desviado a Canarias, a menos de 400 kilómetros.

La capital, Funchal, ha vivido situaciones dramáticas. Una anciana ha muerto aplastada por el techo de su vivienda. Dos centros comerciales han sido evacuados y las riadas han arrastrado un camión de bomberos. El puente del Mercado dos Lavradores se ha derrumbado por la crecida en el caudal. Un barrio de la zona alta de la ciudad está aislado debido al estado de la carretera en la zona de barrancos.

El Gobierno regional ha convocado una reunión de emergencia y ha solicitado a los trabajadores que ayuden a los desbordados bomberos en las tareas de rescate. Protección Civil y la Policía piden, a través de la radio, evitar los desplazamientos. También han pedido a la población que no usen el teléfono por los problemas de saturación y que no salgan de sus casas, pero decenas de personas en la capital se han visto obligadas a buscar refugio fuera de sus viviendas.

El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, ha apelado a la "solidaridad nacional" en un mensaje especial al país. "Madeira necesita toda nuestra solidaridad y ayuda para reconstruir un mundo que fue destruido". Cavaco Silva ha agradecido la atención del Rey Juan Carlos, que le ha telefoneado para expresarle sus condolencias y ofrecerle la ayuda de España para atender a los damnificados por el temporal. Cuando han preguntado a Cavaco Silva sobre la posibilidad de que las abundantes obras en la isla hayan incrementado la vulnerabilidad ante las inundaciones, el presidente eludió responder".

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50