Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dubai difunde las fotos de 11 personas por el asesinato de un jefe de Hamás

La policía pide ayuda a varios países europeos, pero apunta al Mosad israelí

En menos de 24 horas llegaron a Dubai; asesinaron el 20 de enero al dirigente de Hamás Mahmud al Mabhuh , y a toda prisa salieron de Emiratos Árabes Unidos. Fueron grabados llegando al aeropuerto de Dubai, entrando en los hoteles, caminando por los pasillos y vestíbulos, subiendo al ascensor del hotel Rotana junto a la víctima, y abandonando su habitación después de ejecutar el crimen.

Obviamente, los 11 agentes sabían que las cámaras de seguridad del aeropuerto y de los hoteles les grababan. Por ello utilizaron pelucas y gafas de sol, bigotes postizos o sombreros. Pagaron todo en efectivo y se registraron en diferentes hoteles, procedentes de varios países, para no dejar huellas. El jefe de la policía de Dubai, Dhahi Jalfan Tamiz, difundió la noche del lunes las fotografías de los supuestos espías y explicó que los asesinos utilizaron pasaportes de Irlanda, Reino Unido, Francia y Alemania. Como era previsible, eran falsos, según ha confirmado hoy el Ministerio de Exteriores irlandés.

Israel guarda silencio absoluto. Pero Jalfan Tamiz para nada descarta que el Mosad esté detrás de una operación que salpica a varios países europeos y de Oriente Próximo, a los que Dubai pide colaboración. "Israel ejecuta muchos asesinatos en muchos países, incluso en algunos Estados aliados", precisó Jalfan.

Dubai ha emitido órdenes de detención internacional contra 11 hombres y una mujer. ¿Quiénes son? ¿Qué nacionalidad ostentan en realidad? ¿Son europeos? La confusión y a menudo los datos contradictorios brotan en esta historia. "Somos incapaces de identificar a ninguno de esos tres individuos como ciudadanos irlandeses. Irlanda no ha emitido pasaportes con esos nombres", aclaraba la cancillería.

No falta ningún ingrediente para acrecentar el misterio. Dos palestinos son interrogados por las autoridades de Dubai acusados de participar en la operación. Según la cadena Al Arabiya, fueron entregados por Jordania. Uno de ellos, al parecer, es miembro de las fuerzas de seguridad palestinas al servicio del presidente Mahmud Abbas. Y un ciudadano británico, Melvyn Adam Mildiner, ha salido hoy a la palestra -en Jerusalén- para negar toda implicación en la operación después de que la policía de Dubai incluyera su nombre entre los 11 sospechosos.

Lo único cierto es que Mahmud al Mabhuh -al que se atribuye un papel relevante en las relaciones entre Hamás e Irán? murió electrocutado el 20 de enero. Lo demás son todo incógnitas. Aunque los propios especialistas israelíes apuntan a los servicios secretos de su país. Como ya lo han sido en crímenes anteriores. Hace dos años, fue asesinado en Damasco, Imad Mugniyeh, jefe militar de Hezbolá. El año pasado, un autobús con peregrinos iraníes explotó también en la capital siria. Se habló entonces de un accidente. Aunque después se comenta en muchos foros que miembros de Hamás y agentes iraníes viajaban en ese vehículo. También, meses atrás, un científico nuclear murió tras una explosión a las puertas de su domicilio en Teherán. Es casi la norma que crímenes de esta naturaleza queden para siempre sin respuesta. En los últimos meses proliferan en la región.

Sólo cuando los agentes son cazados in fraganti se conocen los detalles de este tipo de operaciones. Sucedió en 1997, cuando dos agentes del Mosad fueron capturados en Ammán (Jordania) después de intentar asesinar -inyectando veneno? al actual líder político de Hamás en el exilio, Jaled Meshal. El Gobierno jordano exigió a Israel la entrega inmediata del antídoto y el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, entonces primer ministro como hoy, fue forzado a ceder. Los espías hebreos utilizaron pasaportes canadienses falsos. También Nueva Zelanda en 2005 detuvo a dos agentes del servicio de espionaje israelí implicados en el robo de pasaportes. Y ya en 1987, el Reino Unido presentó una queja formal Gobierno israelí por el abuso que sus autoridades hacían de pasaportes falsos.

Cierto malestar cunde ahora en algunas capitales árabes por el asesinato de Al Mabhuh. "Vemos sus idas y venidas. Somos conscientes de que hay más actividad tanto en nuestro suelo como en otros países de la región. Están intentando enredarnos a todos en su conflicto", declaró a The Times un diplomático egipcio en alusión a Israel. "Otros países no quieren convertirse en el campo de batalla del conflicto entre israelíes y palestinos", añadió un funcionario de la Autoridad Palestina.