Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos pueblos del sur de Italia, amenazados por corrimientos de tierra

Evacuadas 2.500 personas de Maierato tras desmoronarse la montaña sobre la que se erige

Los corrimientos de tierra debidos a las lluvias incesantes que desde hace varios días caen sobre el sur de Italia amenazan con sepultar a dos pueblos, que han tenido que ser completamente evacuados. A los habitantes de Maierato, un pueblo de la provincia de Vibo Valentia, en la región sureña de Calabria, y de San Fratello, en Sicilia, sólo les queda esperar que la montaña se detenga y sus viviendas puedan salvarse del imparable alud de fango y piedras.

Ayer cerca de unos 200 ciudadanos de Maierato tuvieron que ser evacuados cuando se desmoronó como un azucarillo parte de la montaña sobre la que se erige el pueblo y hoy, toda la población, cerca de 2.300 personas, ha sido obligada a dejar sus casas ante el inminente peligro. Un vecino recogió el momento justo en el que la montaña se venía abajo y las ha colgado en la web italiana de periodismo ciudadano youreporter.it. Las imágenes son sobrecogedoras: parte de la montaña se desploma y un habitante del pueblo huye despavorido de la que se le viene encima gritando "corred, corred". "Madonna santissima", añade.

Un suceso "apocalíptico"

"El alud amenaza una parte importante del pueblo y, considerando la incertidumbre sobre el tiempo, hemos decidido no arriesgarnos", ha declarado el alcalde de Maierato, Sergio Rizzo. El regidor ha definido de "apocalíptico" lo que le ocurre al pueblo, mientras que sus paisanos buscan cobijo en los polideportivos y cuarteles que les han puesto a su disposición. La Cruz Roja italiana también ha organizado un hospital y una cocina de campaña para asistir a los evacuados. Toda la región de Calabria está en estado de emergencia, después de muchos días de fuertes lluvias que han causado corrimientos de tierra en varias zonas.

Además del caso grave de Maierato, también han sido evacuadas algunas familias en la provincia de Cosenza -donde ha habido 180 corrimientos que han causado cortes en al menos 27 carreteras- y Catanzaro, según informa la prensa italiana. En esta última ciudad miles de personas están sin agua desde el domingo después de la rotura de un tramo del acueducto. Los hospitales están recibiendo agua a través de autotanques.

Completamente desierto desde ayer está el pueblo siciliano de San Fratello, situado en las laderas del monte Nebrodi, que ha tenido desprendimientos, lo que ha producido que se hayan levantado las carreteras y destrozado las casas. "La ciudad está desapareciendo y no podemos intervenir", ha dicho el alcalde de San Fratello, Salvatore Sidoti, muy preocupado porque se convierta en una "ciudad fantasma". El peligro del corrimiento de tierra también afecta a los pueblos más pequeños de Sant'Angelo di Brolo, Raccuja y Tusa, donde se han desalojado algunas viviendas. El presidente de la Región de Sicilia, Raffaele Lombardo, ha anunciado que hoy se proclamará el estado de calamidad sobre toda la zona dominada por el monte Nebrodi.

En octubre, un corrimiento de tierras similar en la zona de Messina (Sicilia) costó la vida a 21 personas y dejó un centenar de heridos. La prensa italiana recogió entonces la opinión de algunos expertos, que denunciaron el descontrol urbanístico en la región y el incumplimiento de las normas de la construcción. Según la asociación Coldiretti, más de ocho ayuntamientos de cada diez en la provincia de Messina están en riesgo de aludes y corrimientos.

La causa, según la organización que reúne a profesionales del sector agrícola, es también la fuerte urbanización que ha sufrido el territorio. No sólo en la provincia de Messina. El 70% de los ayuntamientos en Italia -5.581- están en riesgo hidrogeológico: 1.700 corren riesgo de derrumbes, 1.285 de aluvión, y 2.596 están amenazados por los dos peligros.