Mueren nueve personas en un atentado con bomba en la India

Fallece al menos un extranjero en la explosión registrada en una cafetería

Al menos ocho personas han muerto y otras 45 han resultado heridas en un atentado en la localidad india occidental de Pune. Entre los fallecidos hay, al menos, una persona extranjera de la que aún se desconoce la nacionalidad. La bomba explotó en el popular German Bakery, a última hora de la tarde, cuando la cafetería se encontraba llena de turistas y extranjeros.

La policía ha informado de que en el lugar de la explosión se había encontrado una mochila sospechosa. "Había una mochila abandonada que parecía contener un artefacto explosivo improvisado", ha declarado el comisario adjunto de la policía, Rajendra Sonawane. La explosión se registró en torno a las 19.30 (hora local, las 15.30 en la España peninsular). Un camarero descubrió un

paquete en el establecimiento y, al intentar abrirlo, estalló el artefacto, compuesto de entre 5 y 7 kilogramos explosivos, según las investigaciones preliminares de la Policía. Ningún grupo se ha declarado autor del atentado.

El ministro indio de Interior, P. Chidambaram ha indicado que todo apunta a que el ataque iba dirigido contra "un lugar frecuentado por extranjeros" y recordó la cercanía de un recinto religioso judío, que las autoridades ya consideraban un "objetivo" del terrorismo.

Se trata del mayor ataque desde las explosiones que causaron 166 muertos en Bombai en noviembre de 2008. El atentado y la confirmación de que fue provocado por terroristas que entraron al país por la frontera con Pakistán tensaron entonces aún más la relación con el vecino país. India y Pakistán, que llevan años enfrentados a causa de la soberanía sobre Cachemira y de sus programas nucleares. Nueva Delhi e Islamabad anunciaron ayer un nuevo encuentro el próximo 25 de febrero para retomar el proceso de paz, interrumpido en 2008 después de cuatro años.

Reanudar el diálogo

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Pakistán confiaba en convencer a la potencia nuclear vecina de reanudar el llamado "diálogo integral", fórmula usada desde 2004 en la que delegaciones de ambos países, encabezadas por responsables de Exteriores u otros, negociaban sobre disputas fronterizas -entre ellas Cachemira- y cooperación económica.

Presionado por una parte de la opinión pública desde el ataque de Bombay y acuciado por la oposición hinduista, el Gobierno indio es renuente a sentarse en la mesa de negociaciones con Pakistán pero ha dado algunos pasos ya en esa dirección.

Pakistán expresó hoy a través de su presidente, Asif Alí Zardari, su voluntad de entablar un diálogo fructífero con India, con especial hincapié en Cachemira, que ambos países se disputan desde la partición del subcontinente en 1947 tras la independencia del Imperio Británico.

Destrozos tras la explosión de una bomba en una cafetería en Pune, al oeste de la India.
Destrozos tras la explosión de una bomba en una cafetería en Pune, al oeste de la India.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción