Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo israelí paraliza la deportación de la activista española arrestada en Ramala

Ariadna Jové, del Movimiento Internacional de Solidaridad, tiene caducado su visado, según las autoridades

El Tribunal Supremo israelí ha emitido este domingo un mandato judicial que detiene hasta que se celebre el lunes una audiencia la deportación de la activista española Ariadna Jové, detenida hoy en una redada del ejército israelí cuando dormía en una vivienda de la ciudad cisjordana de Ramala que está bajo control de la Autoridad Nacional Palestina. La decisión es una respuesta al recurso de Movimiento Internacional de Solidaridad, organización a la que pertenecen Jove y Bridgette Chappel, una joven australiana que estudia en la Universidad de Birzeit (en Belén), detenida junto a la española.

El portavoz ha explicado que "una de las detenidas portaba documentación falsa y la otra tenía el visado expirado". "Ambas son conocidas por estar involucradas en revueltas ilegales e interferir con la actividad de las Fuerzas de Defensa de Israel (Tzahal)", ha dicho el portavoz, que ha añadido que el Ejército las sacó del territorio palestino de Cisjordania y las entregó al Ministerio de Interior.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha llamado al embajador israelí en España para pedir información sobre el modo de proceder de las autoridades de Israel en la detención de la española. Fuentes del Consulado General de España en Jerusalén han dicho que la legación diplomática "está en contacto con el Ejército, la Policía, el Ministerio de Interior y su abogado". Jové ha recibido asistencia consular en el centro donde está detenida.

Neta Golán, del movimiento ISM, ha dicho que la detención de Jové y de Bridgette Chappel, estudiante australiana en la Universidad de Birzeit (en Belén), "supone una violación de los Acuerdos de Oslo, que prohíben incursiones del Ejército israelí en la zona A (bajo control de la ANP)". "He podido hablar con ellas hace unas horas y me han dicho que estaban con la policía de emigración y que les habían dado a elegir entre dos posibilidades: abandonar el país en las próximas seis horas o ir a la cárcel seis meses", ha dicho.

Por su parte, el abogado Omer Shatz, ha indicado que las activistas "no necesitan tener en regla su visado israelí, puesto que no estaban en Israel, sino en territorio palestino". Ha señalado que presentará esta mañana una petición ante una corte de Jerusalén para exigir que se les informe sobre la situación de las detenidas y tratar de impedir que sean expulsadas del Estado judío.

Otra activista del ISM fue detenida el pasado mes de enero en circunstncias similares y deportada a su país, la República Checa, en el mismo día.