Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda fija un nuevo ultimátum para sus rehenes francés e italiano en Malí

La omisión de los cautivos españoles en el comunicado de AQMI incita al optimismo

La rama de Al Qaeda en el Magreb (AQMI) ha fijado hoy nuevos ultimatums para dos de sus seis rehenes, el francés Pierre Camatte, de 61 años, y el italiano Sergio Cicala, de 65, que expiran el 20 de febrero y el 1 de marzo respectivamente. Si no se aceptan sus condiciones ambos serán "ejecutados" en esas fechas.

El comunicado del grupo terrorista, con fecha del 4 de febrero pero divulgado hoy en páginas webs islamistas, no menciona a sus tres rehenes españoles - Alicia Gámez, Albert Vilalta y Pascual Roque- también cautivos en el norte de Malí desde hace más de dos meses. Tampoco alude a la esposa del italiano, Philimène Kaboré, originaria de Burkina Fasso.

La omisión de los españoles es interpretada como un buen síntoma por fuentes conocedores de la negociación en curso. El presidente de Malí, Amadou Toumani Touré, también se mostró optimista, en una entrevista con EL PAÍS publicada el jueves, sobre la suerte de los tres miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària.

Para liberar a Camatte AQMI exige que sean excarcelados cuatro presos preventivos de la cárcel de Kati (Malí), uno de ellos un argelino con un largo historial terrorista. Para soltar a Cicala reivindica que sean puestos en libertad algunos de los 67 reos islamistas de la prisión de Nuakchot con los que las autoridades mauritanas iniciaron un diálogo el 18 de enero con vistas a obtener su arrepentimiento y poder soltarles.

El presidente de Malí y, en menor medida, el de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz, están siendo presionados, por un lado, por Italia y sobre todo Francia, la ex potencia colonial, para que excarcelen a los prisioneros que figuran en la lista remitida por los terroristas. Pero, por otro lado, Argelia se opone a ello porque considera que acabarán uniéndose de nuevo al grupo terrorista de origen argelino que se financia además, en parte, con los rescates pagados por gobiernos europeos. EE UU también ha intervenido aconsejando no ceder al chantaje, según fuentes diplomáticas.