Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 22 muertos en un doble atentado contra los chiíes en Karachi

Los talibanes han atacado un autobús de fieles y luego el hospital donde han llevado a los heridos.- La policía desactiva una segunda bomba en el centro sanitario

Un total de 22 personas han muerto y decenas han resultado heridas esta mañana en un doble atentado contra las minoría chií perpetrado en la ciudad paquistaní de Karachi. En primer lugar, los terroristas han detonado un artefacto en un autobús que transportaba a chiíes por el centro de la ciudad. La segunda explosión se ha producido horas después en el hospital donde han sido ingresados los heridos del primer atentado. La policía ha logrado detonar en forma segura un segundo explosivo.

El primero de los atentados ha tenido como objetivo un autobús que llevaba a numerosos fieles a una procesión con motivo del fin del mes de Muharram, el más sagrado del calendario chií. Una motocicleta cargada de explosivos ha estallado al paso del vehículo, aunque la policía no sabe aún si iba pilotada por un terrorista suicida. Un total de 12 personas han perdido la vida, y más de 50 han resultado heridas, según fuentes médicas.

Los heridos han sido trasladados al hospital Jinnah de Karachi, capital económica del país. En ese mismo centro, en medio de las ambulancias, se ha producido la siguiente explosión, que ha acabado con la vida de otras 10 personas y causado otros 20 heridos. Al parecer, este segundo atentado ha sido cometido por un terrorista suicida.

No es la primera vez que los chiíes, minoritarios en Pakistán -alrededor de un 20% de la población, frente a un 80% de suníes- son objetivo de los ataques talibanes. El pasado 28 de diciembre, un atentado suicida reivindicado por los talibanes paquistaníes se saldó con la muerte de 43 personas que participaban en una procesión chií en Karachi.

Pakistán lucha contra los talibanes sobre todo en el norte del país, en la frontera con Afganistán. De hecho, los talibanes afganos suelen tomar esta zona montañosa que sirve de frontera entre los dos países como refugio ante las tropas internacionales desplegadas en Afganistán.