Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ali Agca sale de la cárcel casi 30 años después de atentar contra Juan Pablo II

Podría escribir un libro contando nuevas revelaciones sobre el intento de asesinato

Mohamed Ali Agca, el terrorista turco que disparó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, será puesto hoy en libertad tras casi 30 años en prisión. En todo este tiempo ha sido condenado por numerosos delitos y ha pasado por muchos centros penitenciarios. Los primeros 19 años estuvo confinado en prisiones italianas, cadena perpetua que en 1989 le rebajaron por buena conducta. Hasta que en 2000 fue indultado. Pero eso no significó la libertad para el terrorista turco. Le esperaba la justicia de su país. Tenía que cumplir diez años, en lo que quedaron sus condenas, por varios delitos cometidos cuando pertenecía a la organización de extrema derecha Lobos Grises. El más grave: el asesinato del director de un periódico en 1979. Fue detenido entonces, pero se escapó de la cárcel y huyó hacia Bulgaria. Tras recorrer varios países, entre ellos España, se le volvió a localizar en el Vaticano el 13 de mayo de 1981. Acababa de disparar a Juan Pablo II. Desde entonces, periplo carcelario. La última, la prisión de Kartal, en Estambul, donde compartía espacio con los criminales más peligrosos. De allí salió hace justo 4 años. Pero fue tan sólo por 8 días, tiempo que tardó en darse cuenta la Corte Suprema en que había calculado mal.Pero ésta ya saldada no es la última cuenta pendiente. Ahora, tendrá que cumplir con el servicio militar, 15 meses, obligatorio en Turquía. Su vida entre rejas ha dado para mucho. Y parece que él está decidido a sacar provecho. Según la prensa británica, a golpe de entrevistas y, sobre todo, con un libro, en el que contaría la auténtica verdad, con muchos detalles y nuevas revelaciones, del atentado que le llevó a la cárcel y a los libros de historia.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >