Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ex ministros piden una votación secreta sobre el liderazgo de Brown

Geoff Hoon y Patricia Hewitt hacen público el descontento que existe entre las filas laboristas.- A seis meses de los comicios, no existe un sucesor obvio de Brown.- El primer ministro recibe el respaldo de su gabinete

Dos ex ministros de gobiernos del Partido Laborista británico, Geoff Hoon y Patricia Hewitt, han abogado hoy públicamente por permitir a los diputados laboristas votar en secreto sobre la posible candidatura de Gordon Brown en las próximas elecciones legislativas, previstas para junio.

Esta propuesta es una muestra más del descontento que existe en las filas laboristas por el liderazgo de Brown, seis meses antes de unos comicios que podrían dar la victoria a los conservadores.

"Muchos colegas han manifestado su frustración por el modo en el que la cuestión (del liderazgo laborista) está afectando a nuestra labor política", afirman los dos ministros en una carta remitida a los diputados laboristas del Parlamento.

"Por consiguiente, hemos llegado a la conclusión de que la única forma de resolver esta cuestión sería permitiendo a cada uno expresar su opinión en una votación secreta", prosigue la misiva. Hoon y Hewitt no ocupan actualmente ningún cargo ministerial, aunque han ejercido como ministros de Defensa y de Sanidad, respectivamente.

Respaldos

El portavoz del grupo parlamentario laborista, Tony Lloyd, restó importancia a la carta de los dos ex ministros y destacó que el laborismo, según sus estatutos, no elige así a sus dirigentes.

Asimismo, los miembros del gabinete se han alineado para respaldar a Brown. "Nadie debería reaccionar excesivamente a esta iniciativa", ha dicho Peter Mandelson, secretario de Estado para los Negocios, en un comunicado. "No está encabezada por los miembros del Gobierno. Nadie ha renunciado".

La propuesta ha sido sorpresiva, sobre todo por el momento en que se plantea, ya que muchos analistas consideran que es muy tarde para reemplazar a Brown como candidato antes de las elecciones: no existe un sucesor obvio del actual líder laborista.

Los críticos de Brown dicen que carece de carisma y su popularidad ha caído en picada desde que comenzó la crisis económica y por el incremento de las bajas militares británicas en la guerra de Afganistán.

Los conservadores, que buscan recuperar el poder después de 13 años de Gobierno laborista, están presionando para que se celebren elecciones generales lo más pronto posible. En los sondeos sobre intención de voto, los conservadores de David Cameron -primeros de la oposición- parten como favoritos para ganar los comicios.