Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayor nevada en 60 años paraliza Pekín

El temporal afecta a buena parte del tráfico rodado y aéreo del norte del país

La mayor nevada caída desde 1951 en Pekín y otras áreas del norte de China ha paralizado buena parte del tráfico aéreo y rodado en la región, ha obligado a suspender las clases en la capital y la vecina ciudad portuaria de Tianjin y a tomar otras medidas de prevención, han informado los medios nacionales.

Pekín sufre desde el sábado precipitaciones en forma de nieve de 4,8 milímetros, que en el norte de la ciudad llegaron a ser de hasta 12,6 milímetros. El temporal ha obligado a suspender o modificar el horario del 90% de los vuelos en el aeropuerto de la capital, donde sólo una de las tres pistas de aterrizaje se mantiene operativa (756 vuelos han sido cancelados y 491 se han retrasado).

Prosigue la alerta

La situación podría empeorar este lunes, ya que se espera una fuerte caída de más de 10ºC en los termómetros, hasta el punto de que se espera que Pekín registre la temperatura más baja en 50 años (-16ºC).

En vista del mal tiempo, las 3.500 escuelas de Pekín y Tianjin han suspendido las primeras clases del año, una medida que no se aplicaba desde 2003, cuando la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG) motivó acciones similares.

Más de 7.000 policías de refuerzo han sido destinados a las calles para vigilar el tráfico, mientras otros tantos operarios con palas, cepillos y sal se esfuerzan en limpiar aceras y calzadas repletas de nieve.

La situación de Pekín es similar en otras capitales de provincia norteñas, como Shijiazhuang (cabeza provincial de Hebei), Hohhot (Mongolia Interior) o Tianjin, localidades cuyos aeropuertos también se paralizaron parcialmente y muchas autopistas fueron cortadas.

En estas ciudades y en la capital, el tráfico rodado circula con gran lentitud, a menos de 40 kilómetros por hora de media, y los taxis han reducido sus servicios al mínimo, hasta el punto de que muchos trabajadores han tenido que ir andando, usar el transporte público o la bicicleta para acudir a sus centros de trabajo.