Indignación en México por la sangrienta venganza del 'narco'

Detenidas dos personas por el asesinato de cuatro familiares del militar caído en la caza de Leyva.- Un grupo de desconocidos asalta varios edificios públicos en Ciudad Obregón

Una ola de indignación se ha desatado en todo México por la saña del narcotráfico contra la familia del infante de Marina Melquisedet Angulo Córdova, única baja de las fuerzas militares en el enfrentamiento, el miércoles de la semana pasada en Cuernavaca, en el que murieron el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva y seis de sus cómplices.

Las autoridades del Estado de Tabasco han informado hoy de la detención de dos presuntos miembros del cartel de los Beltrán Leyva vinculados a la matanza, que se cobró la vida de la madre, la tía y dos hermanos del militar (otra hermana está ingresada con pronóstico reservado). Ambos sospechosos han sido trasladados a unas instalaciones militares junto con sus armas y vehículos decomisados.

Más información
Asesinada la familia del militar caído en la caza del 'narco' Leyva

En el escenario del crimen se recogieron decenas de casquillos de fusiles de asalto R 15 y AK 47. Los investigadores sospechan que el crimen pudo haber sido cometido por Los Zetas, un cartel extremadamente violento, aliado de los Beltrán Leyva y asentado en Tabasco. El caso correrá a cargo de la Procuraduría (fiscalía) General de la República, según anunció Fernando Gómez Mont, titular de la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior).

Los analistas mexicanos cuestionan ahora si el Gobierno subestimó la reacción de los delincuentes y si la venganza se debe sólo a la muerte del capo del narcotráfico o fue desencadenada por la posterior manipulación de su cadáver, que fue fotografiado cubierto de billetes. La opinión pública también se cuestiona en qué medida los medios de comunicación han contribuido a la tragedia al difundir nombres y fotografías de los familiares que participaron en el funeral del infante de Marina, que fue sepultado apenas ocho horas antes de que en la medianoche del lunes un grupo de sicarios perpetrara la matanza.

Hasta el 15 de septiembre de 2008 -cuando en plena festividad cívica de la independencia mexicana grupos criminales lanzaron granadas contra el gentío reunido en una plaza de Morelia, en el Estado de Michoacán, causando la muerte de ocho personas-, los distintos carteles se habían limitado a atacar a sus rivales y a las fuerzas de seguridad, pero nunca a la población civil. Con los asesinatos de los familiares del infante de Marina, los mexicanos se preguntan si se están enfrentando ya a una amenaza de terrorismo indiscriminado. El Congreso y la Iglesia católica han instado al Gobierno del presidente Felipe Calderón a no bajar la guardia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Ataques con granadas

Un grupo de narcotraficantes atacó anoche con granadas las sedes del Supremo Tribunal, la Base de Intercepción Aérea de la fiscalía federal y un gimnasio municipal de la norteña Ciudad Obregón, en venganza por la muerte del jefe de jefes. Los desconocidos "lanzaron granadas de fragmentación, sin que provocaran víctimas, sólo daños en las instalaciones", según ha indicado en un comunicado la Policía Estatal Investigadora (PEI) del estado fronterizo de Sonora, donde se encuentra Ciudad Obregón. En el edificio del Supremo Tribunal explotaron dos granadas que provocaron daños a la estructura y además afectaron a parte del edificio del gimnasio municipal. Minutos después, según las mismas fuentes, se lanzaron otros dos artefactos explosivos en la Base de Intercepción Aérea, donde como en los otros casos únicamente se reportaron daños materiales.

La Policía ha detenido a dos de los supuestos responsables del asesinato de la familia del militar caído en la caza del <i>narco</i> Leyva.
La Policía ha detenido a dos de los supuestos responsables del asesinato de la familia del militar caído en la caza del <i>narco</i> Leyva.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS