Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos detiene a la Pasionaria del independentismo saharaui

La policía marroquí libera, tras retenerles durante unas horas en El Aaiún, a los periodistas españoles Pedro Barbadilo y Pedro Guillén que acompañaban en el avión a la dirigente saharaui Aminatou Haidar

La Pasionaria del independentismo saharaui, Aminatou Haidar, de 42 años, ha sido detenida este viernes, a su llegada a El Aaiún (Sáhara Occidental), y los dos periodistas españoles, Pedro Barbadillo y Pedro Guillén, que la acompañaban han sido retenidos unas horas en dependencias policiales marroquíes antes de ser liberados, según fuentes locales y consulares.

Horas después del aterrizaje del avión en la capital del Sáhara Occidental, Mariano Collado, el único funcionario español destinado en esa antigua colonia de España, se reunió con el periodista Barbadillo y el cámara Guillén, según las mismas fuentes. Ambas regresaron a Las Palmas en el último vuelo de este viernes. El Consulado de España en Rabat señala que lo hacen voluntariamente y no son expulsados.

"Temo ser de nuevo apresada cuando regrese", comentó Haidar a este corresponsal, a principios de semana en Madrid dónde se somete con regularidad a tratamiento médico en un hospital público para paliar las secuelas de los cuatro años en los que estuvo "desaparecida" por reivindicar la independencia del Sáhara.

Haidar hizo escala en Madrid y en Las Palmas de vuelta de un viaje a EE UU. En Nueva York recibió, a finales de octubre, el Premio Coraje Civil 2009 de la Fundación Train. El año pasado obtuvo también el máximo galardón que otorga la Fundación Robert Kennedy y en 2006 el premio Juan María Bandrés de derechos humanos. Su apuesta por reivindicar derechos sin recurrir a la violencia le ha valido ser apodada la "Ghandi saharaui".

La agencia de prensa oficial marroquí MAP informó de la detención de Haidar en el aeropuerto y la achacó a su "rechazo a cumplir con las formalidades administrativas" que consisten en rellenar una hoja de ingreso en el país en las que figuran la identidad, el lugar de residencia y la nacionalidad del viajero.

El 6 de noviembre, con motivo del 34 aniversario de la Marcha Verde, que permitió a Marruecos adueñarse del Sáhara, el rey Mohamed VI pronunció un discursoen el que instó a la justicia y a las fuerzas de seguridad a actuar con más firmeza contra "los adversarios de la integridad territorial de Maruecos", es decir aquellos que reivindican la independencia de la antigua colonia española. Hay que desbaratar, añadió, "los complots urdidos contra la marroquinidad de nuestro Sáhara".

"El contacto con el enemigo es traición", prosiguió el monarca. No en balde un mes antes siete figuras del independentismo saharaui habían sido detenidas a su llegada al aeropuerto de Casablanca en un vuelo procedente de Argelia. Habían visitado durante nueve días los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (suroeste de Argelia) en manos del Frente Polisario.

La fiscalía les ha acusado a todos ellos de "colaboración con el enemigo" y serán juzgados en breve por un tribunal militar. Durante el reinado de Mohamed VI ningún civil había hasta ahora comparecido ante un tribunal militar. Aministía Internacional les ha asumido como prisioneros de opinión.