Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ultranacionalistas rusos llaman a sus partidarios a armarse contra los inmigrantes

Unas tres mil personas de extrema derecha marchan en Rusia contra los extranjeros, en el Día de la Unidad del Pueblo

Rusia ha celebrado hoy su Día de la Unidad del Pueblo, una fiesta con la que se ha pretendido reemplazar la celebración de la revolución bolchevique, en la época soviética. Se han llevado a cabo numerosos mítines, desde los oficialistas del partido gubernamental Rusia Unida y del movimiento juvenil Nashi (Los Nuestros) hasta los de los nacionalistas de todo tipo, incluidos grupos de extrema derecha, que han aprovechado la ocasión para cargar contra los inmigrantes.

Unas tres mil personas -7.500 según los organizadores- participaron en Lublinó, un barrio en el sureste de Moscú, en una marcha en la que gritaron consignas contra los extranjeros, y llamaban a prepararse para "una guerra" contra los inmigrantes.

Dmitri Diómushkin, líder de la Unión Eslava, abrió el mitin de los ultras con un encendido discurso en el que dijo, entre otras cosas, que quería que la gente retuviera una idea principal cuando volviera a sus casas: "Todo régimen tiene derecho a existir sólo mientras conserva su nación", y los rusos, que son la nación del país, están amenazados por los extranjeros. Quien no la conserva debe ser "derrocado". Hoy en Moscú hay muchos que "nos son extraños por su mentalidad y cultura". Pero las autoridades, no contentas con eso, "quieren traer más de un millón de chinos, un millón de azerbaiyanos, etc, etc". "¿Qué hacer? Comprar armas. Pronto lo único que tendrá un verdadero valor serán la comida y las balas. ¡Gloria a Rusia!".

Mientras hacía este claro llamamiento a prepararse para empuñar las armas para combatir a los extranjeros, Diómushkin agitaba en su mano derecha una octavilla en la que en el reverso se dan las "instrucciones para comprar armas".

La octavilla en su anverso lleva la foto de una joven que sostiene una pistola en la mano acompañada de un texto en el que acusan a los extranjeros de entrar ilegalmente al país para apoderarse de sus ciudades y de encabezar mafias.

"Y los crédulos rusos se han convertido en presa indefensa. En Moscú los que vienen de fuera cometen el 50% de los delitos y más del 70% de los asesinatos y violaciones. ¡Hay que defenderse! ¡Rusia no es para los extranjeros! La coalición Marcha Rusa le recomienda leer las instrucciones para adquirir armas y hacer uso de este derecho suyo lo antes posible", reza el panfleto.

En Rusia hay grupos numerosos grupos xenófobos, que periódicamente dan palizas a los extranjeros. La mayoría de las veces las víctimas deben ser hospitalizadas y algunas tienen desenlace letal.