El FBI rescata a 52 menores víctimas de prostitución en Estados Unidos

Las autoridades estadounidenses han detenido a 60 proxenetas en el marco de la operación 'Cross Country'

Un total de 52 menores víctimas de la prostitución han sido rescatados tras una operación a gran escala de tres días realizada en 36 ciudades de los Estados Unidos, según informa hoy el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en un comunicado.

Además, el FBI y la policía local han logrado detener a 60 proxenetas en el marco de la operación llamada Cross Country, cuyo objetivo es hacer frente al creciente problema de menores obligados a prostituirse en Estados Unidos.

La víctima más joven rescatada de las manos de la prostitución tiene 10 años de edad. "Es repugnante que los niños de estos tiempos estén sujetos a este gran dolor y a estos sufrimientos. Es indignante que sean forzados a la esclavitud sexual para el beneficio de otros", ha dicho Lanny A. Breuer, fiscal asistente de la División de Investigación Criminal del FBI.

"Trabajaremos sin descansar hasta que acabemos con este problema que afecta a niños inocentes", ha declarado el fiscal. Los cargos anunciados hoy son solamente acusaciones y las personas detenidas tendrán que probar su inocencia en un juzgado. Los primeros arrestos están relacionados con violaciones a las leyes locales sobre la prostitución o con personas que han contratado los servicios sexuales de los menores.

Esta operación se enmarca dentro de la Iniciativa Nacional Inocencia Perdida que puso en marcha la División de Investigación Criminal del FBI en 2003 en colaboración con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés) para afrontar el creciente problema de menores obligados a prostituirse.

Hasta la fecha, los 34 grupos de trabajo de la División de Investigación Criminal del FBI han recuperado a cerca de 900 menores de la calle. Por otro lado, las investigaciones posteriores han permitido la detención y condena de 510 personas, algunas de ellas con penas que van de los 25 años de prisión a la cadena perpetua. En total, el FBI ha confiscado más de 3,1 millones de dólares en activos tras esta operación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS