Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 muertos en un atentado contra la embajada india en Kabul

El ataque, perpetrado por un suicida de la insurgencia talibán con un coche bomba, deja además 63 heridos

Al menos 17 personas han muerto y 63 han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado por la insurgencia talibán en el centro de Kabul, frente a la embajada india en Afganistán, según informan fuentes oficiales. El Ministerio afgano de Interior ha informado en un comunicado que quince civiles y dos agentes policiales han perdido la vida como consecuencia del ataque, llevado a cabo por un suicida que detonó la carga que transportaba en un vehículo. Además, otras 63 personas han resultado heridas en la explosión, que tuvo lugar frente a la embajada india y cerca del Ministerio del Interior y otras sedes oficiales en el área kabulí de Shahr-e-Naw.

En un comunicado difundido en una web talibán, los extremistas aseguran que el objetivo del ataque era la sede diplomática india, que ya fue atacada el 7 de julio de 2008, cuando fallecieron 44 personas, cuatro de ellas personal indio de la embajada y el resto civiles afganos. Mientras, el presidente afgano, Hamid Karzai, ha condenado el ataque y lo ha calificado como "un acto terrorista" contra de "pueblo inocente" de Afganisán.

En Nueva Delhi, la secretaria del Ministerio indio de Exteriores, Nirupama Rao, ha constatado que el ataque tenía como objetivo la legación diplomática india. "Creo que la bomba suicida estaba dirigida contra nuestra embajada porque el suicida llegó hasta el muro del perímetro exterior en un vehículo cargado de explosivos", ha declarado Rao, que también ha añadido que tres miembros de las fuerzas de control de fronteras indios, encargados de la seguridad exterior de la sede diplomática, sufrieron heridas leves por el impacto de metralla.

El precedente de julio de 2008

"He hablado con nuestro embajador en Kabul y me ha informado de que todos los funcionarios y el personal de nuestra embajada están a salvo". Rao ha precisado que la intensidad de la deflagración fue "más o menos similar" a la de julio de 2008, cuando dos diplomáticos perdieron la vida tras un ataque perpetrado por otro suicida. Desde entonces, el Gobierno indio adoptó una serie de medidas para reforzar la seguridad de la embajada que, en opinión de Rao, han funcionado y han evitado "lo que podría haber sido una tragedia similar a la de julio de 2008".

Varios vehículos aparcados en la zona han quedado destrozados por la deflagración, que se ha producido a primera hora de la mañana y ha dejado un enorme cráter en la zona. El atentado de hoy tiene lugar un día después de que se cumplan ocho años de la invasión de las tropas de EEUU en Afganistán. Los talibanes afganos emitieron ayer un comunicado en el que aseguraron que continuarán luchando por la independencia del país. "Anunciamos a todo el mundo que nuestro objetivo es obtener la indepenencia y el establecimiento de un sistema islámico".

La amenaza talibán

"Ni teníamos ni tenemos ", continúa el comunicado, "el objetivo de causar daños a otros países, incluida Europa. Pero si queréis convertir el país de los orgullosos y piadosos afganos en una colonia, tenéis que saber que tenemos una inquebrantable determinación y estamos preparados para una guerra larga", advierten los integristas. La insurgencia talibán, que tiene sus principales feudos en el sur y el este del país, ha intensificado sus ataques con motivo de las elecciones presidenciales que se celebraron el pasado 20 de agosto, con varios grandes atentados en Kabul en los últimos meses.

El pasado 17 de septiembre, un total de 16 personas, seis de ellas soldados italianos, murieron y otras 52 resultaron heridas en un ataque suicida contra un convoy de las tropas internacionales también en el centro de Kabul. Ayer, la explosión de una mina se cobró la vida del militar español Cristo Ancor Cabello, de 25 años y natural de Las Palmas. El ataque se produjo alrededor de las 9.30 de la mañana, cuando el vehículo pilotado por el soldado, en el que también viajaban otros cinco miembros del contingente español que resultaron heridos, patrullaba un distrito muy cercano a Herat.

Hoy, la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha animado a las tropas españolas de la base de Herat a seguir comprometidas con su participación en la misión de la OTAN y a honrar la memoria del cabo asesinado. "En este momento de dificultad y dolor, mi sitio está aquí, junto a vosotros, para expresaros el sentimiento de toda la sociedad española", ha declarado Chacón, que ha remarcado que "sabemos que continuaréis con ánimo esta misión". La responsable de Defensa se ha desplazado a Afganistán para repatriar el féretro de Cristo Ancor Cabello.