Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva misión de la OEA busca una salida a la crisis de Honduras

Zelaya pide que se aplacen las elecciones si el organismo panamericano no consigue restituirlo en el poder antes del 15 de octubre

La misión de cancilleres (ministros de Exteriores) de 11 países del continente americano ha llegado este miércoles a Honduras para buscar una solución negociada a la crisis política que vive la nación centroamericana, tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en junio pasado. La misión, procedente de Miami, ha arribado en un avión de la Fuerza Aérea Estadounidense y después se ha trasladado al hotel hotel donde este mismo miércoles se abre el diálogo entre representantes del presidente de facto, Roberto Micheletti, y del destituido Zelaya.

La delegación está integrada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza; los cancilleres de Costa Rica (presidente del SICA), Bruno Stagno; de Ecuador (presidente de la UNASUR), Fander Falconí; de El Salvador, Hugo Martínez; de Guatemala, Haroldo Rodas, y de México, Patricia Espinosa. Además, los ministros de Estado para Relaciones Exteriores de Canadá, Peter Kent; y de Jamaica (CARICOM), Ronald Robinson; el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Thomas Shannon; los viceministros de Relaciones Exteriores de Panamá, Melitón Arrocha, y de la República Dominicana, José Manuel Trullols.

También la integran los representantes permanentes ante la OEA de Argentina, Rodolfo Gil, y Brasil, Ruy Casaes. Asimismo, acompaña a la misión el secretario general adjunto para Asuntos Políticos de la ONU, Oscar Fernández Taranco. Aunque España tiene un estatus de observador y no es miembro de la OEA, el secretario español de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, también participa en la misión.

La primera reunión ha comenzado a las 10.30 hora local (18.30 hora peninsular española). El embajador brasileño ante la OEA, Ruy Casaes, ya ha advertido de que para Brasil la restitución de Zelaya es "innegociable". "Hay una cláusula que no es negociable en absoluto: el retorno del presidente Zelaya a las funciones para las cuales fue elegido por el pueblo hondureño", sostiene en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo.

El propio presidente depuesto ha apuntado que deben retrasarse las elecciones presidenciales previstas en el país centroamericano para el 29 de noviembre si la misión de la OEA no consigue que le restituyan en el poder antes del 15 de octubre. En un comunicado leído ante los medios por uno de sus asesores, Rassel Tomé, Zelaya agradece el "valiente apoyo" de la misión de la OEA.