La crisis hondureña

El Gobierno 'de facto' de Honduras levanta el toque de queda

Los embajadores americanos y de la UE volverán a sus puestos.- La OEA enviará una delegación para un nuevo intento de mediación entre Zelaya y Micheletti

Tegucigalpa / Nueva York - 24 sep 2009 - 12:11 UTC

El Gobierno 'de facto' de Honduras ha levantado hoy el toque de queda impuesto el lunes tras el regreso al país de Manuel Zelaya, el presidente legítimo depuesto el pasado mes de junio por un golpe de Estado que ha sumido al país en una grave crisis. La imposibilidad de acceder a los supermercados para abastecerse de víveres provocó ayer disturbios en los que murió un hombre. Mientras, la UE y la Organización de Estados Americanos (OEA) devolverán a sus embajadores a Tegucigalpa, retirados tras el golpe que llevó al Gobierno a Roberto Micheletti.

A las 12.00 GMT (14.00 en España), ha quedado levantado el toque de queda, impuesto el lunes con carácter indefinido por el Gobierno de Micheletti tras el regreso de Zelaya, que se refugió -ahí sigue- en la embajada de Brasil. También abrirán los cuatro aeropuertos del país. Ayer, durante unas pocas horas, los hondureños pudieron salir a la calle para hacerse con productos de primera necesidad -había habido saqueos-, pero muchos supermercados estaban cerrados y en otros había largas colas. Por ello se desencadenaron disturbios entre los ciudadanos hambrientos y las fuerzas del orden. Como consecuencia, un hombre murió de un disparo de la policía, aunque, desde la embajada, Manuel Zelaya aumentó la cifra de víctimas mortales.

Más información

Ante la situación política, que ha llevado al país al borde de la quiebra, los dos líderes enfrentados, el legítimo Zelaya y el golpista Micheletti, cuyo Gobierno es denunciado casi unánimemente por la comunidad internacional -organismos internacionales han cortado las ayudas al país- siguen enfrascados en un diálogo de sordos. Ambos se dicen dispuestos al diálogo, pero ninguno da su brazo a torcer.

Regreso de los embajadores

Para facilitar una vuelta a la normalidad en el país, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha anunciado el regreso de los embajadores de la UE a Tegucigalpa. El diplomático español Ignacio Rupérez fue llamado a consultas hace casi tres meses tras el golpe que derrocó a Zelaya, informa Miguel González desde Nueva York.

El regreso de los embajadores, tanto europeos como americanos, es uno de los resultados de la reunión que la pasada madrugada tuvo lugar en la embajada de España ante Naciones Unidas y a la que asistieron, además del propio Moratinos, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, el de la Comunidad Iberoamericana, Enrique Iglesias, y los cancilleres de Costa Rica, Chile, Guatemala, México y República Dominicana, así como el vicepresidente hondureño, Arístides Mejía, y la ministra de Exteriores, Patricia Rodas, ambos leales a Zelaya.

Al término de la reunión, Insulza mostró el apoyo de los reunidos a la iniciativa de Brasil de que se debata la crisis hondureña en el Consejo de Seguridad de la ONU y anunció el envío de una misión negociadora que debería llegar a Tegucigalpa el viernes por la tarde o sábado por la mañana. España, según fuentes diplomáticas, formará parte de dicha misión. El propio secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de la Iglesia, podría ser quien acompañara a Insulza.

CNN+ entrevista en exclusiva a Manuel Zelaya, presidente depuesto de Honduras, desde su refugio en la embajada de BrasilCNN+

Lo más visto en...

Top 50