Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia despide a sus seis militares muertos en Afganistán

Las autoridades italianas celebran un solemne funeral de Estado en la basílica de San Pablo Extramuros en Roma

Militares italianos en la basílica de San Pablo Extramuros de Roma llevan el féretro con el cuerpo de uno de los seis soldados muerto en Afganistán.
Militares italianos en la basílica de San Pablo Extramuros de Roma llevan el féretro con el cuerpo de uno de los seis soldados muerto en Afganistán. FRANCE PRESS

Italia ha despedido hoy con un solemne funeral de Estado en la basílica de San Pablo Extramuros de Roma a sus seis militares fallecidos en un atentado terrorista el pasado jueves en Kabul, en el que resultaron heridos otros cuatro soldados y murieron diez civiles.

A la ceremonia han acudido altos cargos del Estado, así como representantes de la vida social y deportiva del país, entre ellos algunos jugadores del equipo de fútbol del Lazio. Previamente al funeral, las calles de una Roma que ha amanecido cubierta de nubes que amenazan con lluvia han visto pasar el cortejo fúnebre con los féretros que portan los cuerpos de los seis soldados, quienes pertenecían al regimiento 183 de la Folgore, la brigada de paracaidistas del ejército italiano.

El cortejo partió alrededor de las 10.00 hora local (08.00 GMT) del Hospital Militar del Celio, donde ayer se instaló la capilla ardiente, y pasará por delante del Coliseo para después enfilar la Via Ostiense y llegar a la basílica de San Pablo Extramuros. En su camino, los féretros se encontraron con multitud de banderas italianas colocadas en algunos puntos de las calles por los bomberos de Roma, una iniciativa promovida por el alcalde, Gianni Alemanno, quien animó ayer a sus ciudadanos a acudir al funeral portando la "tricolore" (la bandera del país).

Italia, y en particular Roma, está dando muestras de sentir una gran conmoción por la muerte de los seis soldados (Antonio Fortunato, Roberto Valente, Massimiliano Randino, Davide Ricchiuto, Giandomenico Pistonani y Matteo Mureddu), fallecidos al estallar un coche bomba al paso de sus dos vehículos blindados ante las dependencias de la Policía próximas a la embajada de EE UU en Kabul.