Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama dice que no enviará más soldados a Afganistán hasta "cerrar una estrategia"

El presidente de EE UU responde así a la petición del general Stanley McChrystal, quien en un informe confidencial reclama un giro de estrategia y más tropas para ganar la lucha contra la insurgencia

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dicho este lunes que no enviará nuevos refuerzos militares a Afganistán hasta no tener cerrada una nueva estrategia para el país asiático. "No vamos a tomar decisiones sobre más envíos de tropas hasta que sepamos exactamente cuál va a ser nuestra estrategia", ha afirmado Obama durante una entrevista en el late show televisivo de David Letterman.

Obama, que el domingo apareció en programas de cinco cadenas distintas de televisión para defender su reforma sanitaria y otros asuntos de su política, ha reiterado que el objetivo es que desaparezca el movimiento talibán y la red terrorista Al Qaeda. "Lo que quiero hacer es asegurarme de que tenemos en cuenta todos los elementos, de que contamos con una estrategia coherente que vaya a funcionar", ha enfatizado.

Es la respuesta del presidente a las declaraciones previas del general del Ejército de Tierra estadounidense y comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), Stanley McChrystal, quien ha alertado en un informe confidencial de la necesidad de enviar más tropas al país centroasiático con "carácter de urgencia", ya que de lo contrario la guerra será "un fracaso".

Por su parte, el presidente de Afganistán Hamid Karzai cree que el llamamiento a ampliar las tropas es "la decisión correcta (...) y la aprobamos". Así lo afirma el dirigente en una entrevista a la cadena estadounidense CNN, en la que muestra su total acuerdo con la recomendación del informe de McChrystal y critica a las tropas desplazadas por sus fracasos en los ataques a Al Qaeda y otros extremistas en centros de oración fuera de las fronteras afganas.

Los problemas en Afganistán

En el informe, recogido por el diario The Washington Post, el general McChrystal pone de manifiesto los problemas inmediatos a los que se enfrentan las fuerzas aliadas en Afganistán. "Nos exponemos a una derrota de la estrategia en los próximos doce meses si no somos capaces de derrotar a la insurgencia", ha enfatizado el comandante de la ISAF en un dossier de 66 páginas, enviado en agosto al secretario de Defensa, Robert Gates, quien a su vez lo remitió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que desde hace pocos días se ha replanteado la estrategia en Afganistán.

A pesar de la gravedad de la situación, McChrystal, que sustituyó el pasado mayo al general David McKiernan, concluye el sumario afirmando que "aunque la situación es seria, todavía se puede alcanzar el éxito", algo que pasa por el envío de más soldados y la rápida introducción de una estrategia contrainsurgente.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, ha informado a la prensa de que el presidente Obama no ha recibido por el momento la petición formal para un aumento del número de tropas norteamerianas desplegadas en Afganistán, a pesar de que ha visto ya el informe. La Casa Blanca evaluará su estrategia en Afganistán antes de tomar decisiones acerca de nuevos recursos y no espera una petición formal de tropas hasta dentro de "cierto tiempo", agregó Gibbs.

Hay en Afganistán unos 62.000 soldados estadounidenses, una mayoría de las 100.000 efectivos aliados sobre el terreno, combatiendo a los talibanes y a Al Qaeda. A finales de año se espera que esa cifra se incremente hasta los 68.000, después de que Obama ordenara al Pentágono el envío de otros 21.000 soldados, haciendo de ese frente de guerra una prioridad, a la vez que comenzaba la retirada progresiva de Irak.

"Enemigo sofisticado"

McChrystal incluye detalles específicos sobre la insurgencia talibán, que a su juicio se trata de un "enemigo musculado y sofisticado" que recurre al empleo de propaganda moderna y cuenta con capacidad para ingresar en el interior de las cárceles afganas y reclutar miembros para sus operaciones.

En opinión del general norteamericano, el Gobierno afgano "está plagado de corrupción", lo que no ayuda a las tropas de la coalición desplegadas en el país desde la invasión de EE UU en 2001 en su lucha para derrocar a los milicianos talibanes.

Esta no es la primera vez que el general estadounidense advierte de la precaria situación el país centroasiático, ya que el pasado mes de agosto urgió un cambio en la estrategia para lograr el éxito de la ofensiva. España, por su parte, ha decidido enviar 200 soldados más en la lucha talibán.