_
_
_
_

Ahmadineyad traza la línea roja para una posible negociación con la comunidad internacional

El presidente iraní asegura estar dispuesto a hablar de todo, salvo del programa nuclear, que califica de "derecho inalienable" de su nación

Irán no va a negociar sus "derechos" para tener energía nuclear, ha asegurado este domingo el presidente Ahmadinejad, después de que EE UU se mostrara partidaria de entablar conversaciones con Teherán sobre el contencioso.

"Desde el punto de vista de la nación iraní, el caso nuclear está cerrado", ha asegurado Ahmadinejad al nuevo embajador británico, Simon Gass, durante la presentación de sus credenciales, según recogen medios oficiales iraníes. "Poseer tecnología nuclear pacífica es el derecho legal y definitivo de la nación iraní, y o no se van a entablar discusiones sobre derechos inalienables", ha insistido.

La semana pasada fue el propio Irán quien envío una propuesta a seis potencias (los cinco países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad y Alemania), para discutir sobre el desarme nuclear y otros asuntos de orden internacional, sin mencionar, en concreto, su propio programa nuclear. Ahmanideyad ha reiterado hoy al diplomático británico que su país está dispuesto a hablar de cooperación internacional para tratar temas económicas y de seguridad, pero no su "derecho" a la tecnología nuclear con fines pacíficos.

En ese mismo orden, el ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, de vista en Irán, ha asegurado que su país está dispuesto a acoger una negociación directa entre las seis potencias y el país persa, según ha transmitido al negociador iraní sobre el contencioso nuclear.

Durante el acto de presentación de credenciales del nuevo representante del Reino Unido, el presidente iraní le ha pedido "convertir los malos recuerdos en buenos". Teherán ha acusado a Londres de instigar la revuelta que estalló en junio pasado en Irán tras la polémica reelección de Ahmadineyad, que la oposición ha calificado de fraudulenta. Durante los disturbios, Irán expulsó a dos diplomáticos de la embajada británica en la capital y detuvo a nueve empleados locales de la legación, uno de los cuales está siendo juzgado. También expulsó del país al corresponsal permanente de la cadena británica BBC, John Leyne.

La nación iraní no permitirá a nadie que interfiera en sus asuntos internos. Esperamos que el Gobierno británico sea capaz de enmendar sus errores", ha reiterado hoy el mandatario iraní al diplomático. "La situación actual", ha respondido Gass, "ha creado una oportunidad apropiada para mejorar nuestros lazos y estoy totalmente de acuerdo con que se debe mirar hacia delante",según la agencia de noticias iraní Fars.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Nuevo vicepresidente

Ahmadineyad ha nombrado hoy a un estrecho aliado, Mohamad Reza Rahimi, vicepresidente primero del país. Rahimi ya ejerció como vicepresidente para Asuntos Legales y parlamentrios durante la anterior legislatura del mandatario ultraconservador.

Además, fue presidente del Tribunal Auditor y gobernador de la conflictiva provincia del Kurdistán. Rahimi no era, sin embargo, la primera opción del presidente iraní. Ahmadineyad había designado a Esfandiar Rahimi Mashai como candidato al puesto en julio pasado, lo que generó la movilización del sector más ultraconservador, que le echaba en cara unas declaraciones conciliatorias con Israel. El líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, intervino entonces para que Ahmadineyad retirara la candidatura . Mashai (cuya hija está casada con el hijo del presidente iraní) fue nombrado jefe de la oficina del presidente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_