Una cadena de explosiones causa al menos 95 muertos en Bagdad

Varios de los estallidos se han producido dentro o en las inmediaciones de la Zona Verde, donde se ubican las instituciones iraquíes y embajadas extranjeras.- Hay más de 500 heridos

Una sangrienta traca sacudió este miércoles el centro de Bagdad. Al menos 95 personas murieron y más de 500 resultaron heridas en la sucesión de explosiones que a partir de las diez de la mañana causaron varios coches bomba y proyectiles en diversos puntos de la capital de Irak. Los atentados, que se sucedieron en menos de una hora, son los más graves que se producen en ese país desde la retirada de las tropas estadounidense de sus ciudades, y ponen en entredicho la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes para hacer frente a la violencia sin su ayuda. Las autoridades iraquíes responsabilizaron a baasistas y extremistas islámicos.

La primera explosión se produjo en las proximidades del Ministerio de Finanzas, en el barrio de Waziriya, poco después de las diez. Según la información recogida por la policía, se trató de un camión bomba aparcado sobre el puente de una autovía cercana, que se hundió por efecto de la deflagración. Varios de los vehículos que pasaban por allí se precipitaron al vacío, de acuerdo con testigos citados por las agencias de noticias. Ocho personas resultaron muertas y una veintena heridas.

Más información

Apenas diez minutos más tarde, otro camión cargado de explosivos estallaba junto al Ministerio de Asuntos Exteriores, colindante con el extremo norte de la fortificada Zona Verde, en teoría, el área mejor protegida de Bagdad. La detonación destruyó la fachada del edificio de diez pisos. La onda expansiva fue de tal calibre que hizo retumbar las paredes del Parlamento, que se encontraba reunido en sesión en ese momento. Las imágenes de la cadena de televisión Al Sharqiya mostraron la sorpresa de los diputados, sobre los que se cayó parte del techo de la Cámara.

Este segundo atentado, el más grave del día, dejó al menos 59 muertos y 250 heridos. Un periodista de la agencia France Presse vio sobre el terreno varios cuerpos calcinados, algunos de ellos aún sentados en sus coches completamente quemados. Cuando llegaron los servicios de emergencia, se encontraron un cráter de tres metros de profundidad y diez de diámetro. Todo estaba destruido en 300 metros alrededor. A los ocupantes de las casas próximas se les cayó literalmente el techo encima, según relataban los más afortunados a las cadenas de televisión.

Casi al mismo tiempo, dos proyectiles de mortero cayeron dentro de la Zona Verde, uno de ellos cerca de las oficinas de la ONU. Aunque no produjeron daños, el personal de esa organización conmemoraba el sexto aniversario de la destrucción de su sede en Bagdad declarando el 19 da agosto Día de los Trabajadores Humanitarios. Además, en el céntrico barrio de Bab al Muadham, muy cerca de la Universidad de Al Mustansiriya, una bomba causó seis muertos y 24 heridos. Otro coche bomba en Baya, al oeste de la capital, dejó dos muertos y 16 heridos, y más morteros impactaron en Salhiya, que alberga varios cuarteles y una emisora de televisión.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

"La alianza de baasistas y extremistas islámicos es responsable de estas acciones terroristas que pretenden minar la seguridad", denunció el portavoz del Plan de Seguridad de Bagdad, el general Qasem Attar al Musawi, citado por la agencia France Presse. El general Qasem también dijo, según la agencia Reuters, que las fuerzas de seguridad evitaron otro coche bomba y detuvieron a dos presuntos miembros de Al Qaeda.

Desde que el pasado 30 de junio las tropas estadounidenses se retiraron de las ciudades, la mayoría de los ataques que se habían dirigido contra mezquitas y otros lugares de culto chiíes, tanto en la capital como en el norte de Irak. Los analistas estiman que Al Qaeda y otros grupos insurgentes intentan explotar las diferencias entre árabes y kurdos en esa zona del país. Algunos diputados del partido del primer ministro, Nuri al Maliki, han acusado a Arabia Saudí de financiar los atentados, algo que el Gobierno de Riad ha negado.

Sin embargo, la envergadura y el nivel de coordinación de los atentados de este martes son inusuales. Los observadores llaman la atención sobre el hecho de que los objetivos eran en su mayoría edificios oficiales muy vigilados.

El aumento de la violencia, a pesar de que no ha alcanzado los niveles de los años pasados, constituye un golpe a los esfuerzos del Gobierno por restaurar una sensación de normalidad en la capital. Con ese objetivo, Al Maliki ordenó a principios de este mes la retirada de los muros de hormigón que jalonaban la ciudad para evitar ataques, pero a costa de separar comunidades y entorpecer la circulación. En ese esfuerzo, el primer ministro se juega su reputación ante las elecciones del próximo enero.

Imagen de la destrucción causada por el camión bomba que ha estallado junto al Ministerio iraquí de Exteriores.
Imagen de la destrucción causada por el camión bomba que ha estallado junto al Ministerio iraquí de Exteriores.REUTERS
Bagdad ha sufrido hoy un doble atentado. Al menos 50 personas han muerto y 300 han resultado heridas en esta cadena de atentados con explosivos y morteros, que es la más grave que se registra en la capital iraquí, desde la retirada de las tropas de EE UUVNEWSundefined

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción