Rusia denuncia el rearme georgiano

Moscú pone en estado de alerta sus tropas en Osetia del Sur y Abjazia en vísperas del aniversario de la guerra

En vísperas del aniversario de la guerra con Georgia, el Kremlin expresó su preocupación por el rearme de Tbilisi. "Si los están armando [a los georgianos], es para una agresión", declaró el vicejefe del estado mayor general de las Fuerzas Armadas rusas, Anatoli Nogovitsin.

Nogovitsin afirmó que la parte rusa ha entregado a la misión de la Unión Europea que investiga la llamada 'guerra de los cinco días' documentos que demuestran irrefutablemente que Georgia había planeado detalladamente el ataque contra Osetia del Sur, que desencadenó en la noche del 7 al 8 de agosto del año pasado.

Concretamente, Nogovitsin dijo haber dado a Heidi Tagliavini, jefa de la misión, la orden del comandante de la 4 Brigada georgiana, que estaba emplazada al este de Tbilisi, para atacar Tsjinval, además de planes de las diferentes etapas para recuperar tanto esa región como Abjazia, cada uno de los cuales cuenta entre 88 y 102 páginas, lo que demuestra cuán detalladamente lo planificaban todo. Esos documentos, señaló el coronel general, están hechos según los estándares de la OTAN, lo que es comprensible dada la preparación que la Alianza ha dado a los militares georgianos.

Más información
Guerra en el Cáucaso
¿Se acuerda de Osetia?

"Esperamos mucho del informe de la misión, que dentro de dos meses será debatido en la Unión Europea. ¿Qué sucederá después? ¿Qué medidas se tomarán una vez que la organización europea de mayor prestigio obtenga el informe definitivo y competente? Desgraciadamente no hemos obtenido una respuesta clara a estas preguntas", se lamentó Nogovitsin. Rusia no duda que ha presentado pruebas contundentes de la "culpabilidad de Georgia" y considera que la comunidad internacional debe tomar medidas concretas para impedir que "la agresión se repita", como puede ser la prohibición de la venta de armas al régimen de Tbilisi.

De momento, en cambio, se puede observar un paulatino restablecimiento del potencial militar de Georgia, según Nogovitsin, que se traduce en la compra de armas "de acuerdo a esquemas no transparentes". "De nuevo se multiplican los esfuerzos para reforzar a las Fuerzas Armadas, lo que significa que no está excluido que Georgia trate de utilizar, otra vez, la fuerza militar para restablecer" lo que Tbilisi califica de "orden constitucional", manifestó Nogovitsin.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Al mismo tiempo, a la pregunta de si Georgia había ya restablecido su poderío militar a un nivel que le permitiera lanzar un nuevo ataque como el del año pasado, el general dijo que Tbilisi no tiene todavía esa capacidad. "Pero la dinámica es preocupante, y la situación puede cambiar rápidamente", puntualizó.

"Los ocupantes rusos prosiguen en sus intentos de elevar la tensión", comentó el Ministerio de Asuntos Exteriores georgianos. Tbilisi denunció que tres disparos de morteros golpearon, sin causar heridos, su territorio cerca de la frontera con Osetia del Sur. A su vez, las autoridades surosetias acusaron las fuerzas georgianas de disparar proyectiles contra su territorio.

El general ruso, por otra parte, desmintió que Rusia hubiera aumentado su presencia militar en Osetia del Sur, que dijo alcanzaba los 1.500 soldados, además de un número "adecuado" de guardafronteras -que se subordinan al Servicio Federal de Seguridad y no al Ejército- que patrullan con los suorosetios la línea divisoria con Georgia.

El viceministro de Exteriores Grigoria Karasin señaló por su parte que los militares rusos emplazados en Abjazia y Osetia del Sur han sido puestos en estado de alerta para impedir "cualquier acción aventurera" por parte de Georgia. Además, con el mismo fin y "para evitar la propagación de la gripe porcina" el régimen de Tsjinval ha cerrado su frontera con ese país.

Mientras tanto, el presidente surosetio Eduard Kokoiti nombró nuevo primer ministro de la república -cuya independencia reconocen sólo Rusia y Nicaragua- a Vadim Bróvtsev. Este empresario ruso de 40 años reemplaza al anterior jefe de Gobierno, Aslanbek Bulántsev, que duró menos de 10 meses en el cargo y que había llegado de la vecina Osetia del Norte, donde se desempeñaba como ministro responsable de impuestos.

Bróvtsev dirigía una constructora en Cheliábinsk y su nombramiento muestra que "Moscú no quiere seguir confiando al personal local las sustanciales sumas" que da al régimen de Tsjinval, opinó el diputado Guennadi Gudkov, vicejefe del grupo parlamentario del partido gobernante Rusia Justa. Esta opinión es compartida por otros legisladores rusos, particularmente por los representantes del Partido Liberal Democrático.

Por otra parte, una "alta fuente militar-diplomática" declaró a la agencia Interfax que "la histeria provocada" por la presencia de submarinos rusos cerca de las costas de EE UU "no tiene razón de ser". Comentando la información de The New York Times, la fuente señaló que todo lo que ocurre en aguas internacionales "no puede ser valorado como violación". La Armada Rusa, agregó, "sistemáticamente descubre submarinos de la OTAN y particularmente de EE UU en las cercanías inmediatas de las fronteras de nuestras aguas territoriales, pero nunca ello ha sido motivo para que hagamos de eso un escándalo en la prensa".

Biden expresa a Saakashvili inquietud por la escalada de tensión

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó en conversación telefónica al líder georgiano, Mijaíl Saakashvili, su preocupación por la escalada de tensión en la frontera entre Georgia y la región separatista de Osetia del Sur.

"El vicepresidente de EE UU expresó su inquietud por la reciente escalada de tensión, y subrayó que todas las partes deben evitar pasos desestabilizadores", informó hoy la televisión georgiana.

Biden, que llamó anoche a Saakashvili por propia iniciativa, "destacó la importancia de la presencia de observadores internacionales independientes a ambos lados de la frontera".

Por su parte, la secretaria del Consejo de Seguridad de Georgia, Eka Tkeshelashvili, explicó que Biden había expuesto a Saakashvili "las medidas adoptadas por EE UU para prevenir una escalada negativa de los acontecimientos por parte de Rusia". Al mismo tiempo, añadió, "el vicepresidente expresó el apoyo sin ambages a los dirigentes georgianos".

El presidente de EEUU, Barack Obama, también habló anoche con el líder ruso, Dmitri Medvédev, sobre "la importancia de reducir la tensión en la región" del Cáucaso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS