Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operación policial como en 'Los Soprano'

El FBI detiene a dos alcades, un legislador estatal y varios rabinos en un dispositivo contra la corrupción y el blanqueo de dinero en Nueva Jersey

Dos alcaldes de ciudades de Nueva Jersey, un legislador estatal y varios rabinos del vecino Nueva York implicados en una operación contra la corrupción y el blanqueo de dinero. Parece un capítulo de la famosa serie televisiva Los Soprano, pero es la redada policial con la que Estados Unidos se ha despertado a primera hora de hoy.

Casi sin esperar a que saliese el sol, agentes de la Oficina Federal de Investigaciones de EE UU (FBI) han puesto en marcha una operación en cuatro condados de Nueva Jersey y han arrestado a 30 personas, entre ellas el alcalde de Hoboken, Peter Cammarano III, quien juró su cargo hace menos de un mes, y su homólogo de Secaucus, Dennis Elwell, ambos pertenecientes al Partido Demócrata.

La policía ha llamado a la puerta de otros destacados representantes políticos como el legislador republicano por Nueva Jersey, Daniel Van Pelt, o la número dos de la alcaldía de Jersey City, Leona Baldini. Jersey City y Hoboken, las ciudades donde se han producido los arrestos más destacados, miran a Manhattan desde el otro lado del río Hudson. La primera es una ciudad industrial y escasa en recursos mientras que la segunda se ha revalorizado muchísimo en los últimos diez años al convertirse en el destino preferido de muchos neoyorquinos, que buscan mayor comodidad y huyen de los altos alquileres de la Gran Manzana.

Las cadenas de televisión han mostrado imágenes de las detenciones. Políticos y varios rabinos salían esposados de sus casas por su presunta implicación en la trama corrupta. Según ha informado la oficina del fiscal de Nueva Jersey, a los detenidos se les acusa de corrupción y lavado de dinero "a nivel internacional" y en "altas cantidades". Acciones que se habrían realizado durante al menos una década. Agentes del FBI, del Servicio de Rentas Internas (IRS) que depende del Departamento del Tesoro, y miembros de la fiscalía del condado de Monmouth, llevaban dos años trabajando en la investigación.