Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 160 muertos al estrellarse un avión de pasajeros en Irán

El aparato, un Tupolev de la compañía Caspian con destino a la ciudad armenia de Yerevan, se estrella 16 minutos después de despegar de Teherán

Imagen capturada de la televisión iraní Press TV del lugar del accidente del Tupolev de la empresa Caspian.
Imagen capturada de la televisión iraní Press TV del lugar del accidente del Tupolev de la empresa Caspian. AP

Un avión de pasajeros de la compañía iraní Caspian se ha estrellado este miércoles en el noroeste de Irán apenas un cuarto de hora después de despegar de Teherán. Las autoridades iraníes han confirmado que los 168 ocupantes del aparato, 153 pasajeros y 15 tripulantes, han muerto en el accidente, que, al parecer, ha sufrido problemas técnicos.

El aparato siniestrado era un Tupolev 154 de fabricación rusa de la compañía iraní Caspian que cubría el trayecto entre la capital iraní, Teherán, y la localidad armenia de Yerevan. El accidente se ha producido a las 7.03 GMT (11.33 locales), unos 16 minutos después de despegar del aeropuerto Jomeini de Teherán, a unos 150 kilómetros al norte de la capital, en la provincia de Qazvin.

Las autoridades iraníes han confirmado que todos los ocupantes del avión están muertos. Eran un total de 168 personas las que se encontraban a bordo del aparato -153 pasajeros y 15 miembros de la tripulación-, según ha informado la autoridad aérea iraní. Arlen Davudyan, portavoz de la compañía, ha precisado que había dos niños en el pasaje. También ha declarado que no se conoce a ciencia cierta la causa del accidente y que la caja negra no ha sido hallada aún.

"Ha sido una gran desastre, con trozos del avión esparcidos en un área de 200 metros cuadrados", ha declarado a la televisión iraní un bombero desde el lugar del accidente. "Ha habido una explosión que ha dejado una hendidura de 10 metros de profundidad en el suelo. No ha habido nada que pudiéramos hacer. Sólo hemos podido apagar el fuego".

Las imágenes de la televisión muestran un enorme cráter que el avión ha causado al caer sobre una zona agraria, con multitud de pedazos del fuselaje humeantes repartidos por el suelo. Un funcionario de la provincia de Qazvin ha declarado a la agencia semioficial Fars que el aparato había sufrido problemas técnicos y que el piloto intentó hacer un aterrizaje de emergencia. "Desgraciadamente, el aparato se ha incendiado y se ha estrellado", ha dicho.

Se trata del cuarto accidente grave de avión desde que el pasado 20 de mayo un avión militar indonesio se estrellara en la isla de Java, causando la muerte de 97 persona. El 1 de junio, el vuelo 447 de Air France entre Río de Janeiro y París, cayó al Atlántico y murieron 228 personas. El 30 de junio, un Airbus 310 de la compañía Yemenia cayó en el Océano Índico. Sólo una de las 153 personas a bordo sobrevivió.