Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Asgar Can,vicepresidente del Congreso Mundial Uigur

"El Gobierno de Pekín nos trata como esclavos"

El representante en el exilio de la minoría étnica asegura en una entrevista telefónica desde Múnich que en los hospitales chinos se esteriliza a sus mujeres

Asgar Can, vicepresidente del Congreso Mundial Uigur, con sede en Múnich, dice que "hay 800 muertos en Urumqi". El vicejefe de la organización que lucha por los derechos de la minoría uigur desde el exilio explicó telefónicamente a EL PAÍS que, en cualquier caso, el total de fallecidos a raíz de la represión de los últimos días contra su pueblo es muy superior al de las cifras publicadas por los medios chinos.

Can, de 50 años, afirma que el Gobierno de Pekín hostiga cada vez más a la comunidad uigur. "Queremos los derechos humanos que garantiza la ONU", reclama. "Legalmente, las mujeres en China pueden tener dos hijos, pero cuando las uigures están embarazadas del segundo tienen mucho miedo porque las autoridades chinas suelen obligarlas a abortar. En los hospitales se esteriliza forzosamente a las madres uigures. Además, nos tratan como esclavos. Nuestras mujeres son obligadas a ir a trabajar en un régimen de esclavitud en fábricas en el centro de China", relata Can. "El Gobierno de Pekín también practica una política de reasentamiento de la mayoría han en Xinjiang, lo que obliga a los uigures a desplazarse de sus hogares y empleos", añade.

"La protesta [del domingo] se inició de un modo muy pacífico. Algunos uigures hasta portaban banderas chinas para demostrar que su malestar no iba dirigido contra los chinos. Pero como la manifestación no estaba autorizada por el Gobierno, pronto llegaron miles de policías y soldados y, en algún momento, empezaron a disparar contra la multitud. Murieron al menos dos uigures y, casi de inmediato, se desataron los enfrentamientos", explicó Can.

Hasta el domingo por la tarde, la organización de exiliados mantenía contacto telefónico con sus fuentes en Urumqi, la capital de Xinjiang. Pero, a partir de entonces, sólo reciben correos electrónicos y cada vez con menos frecuencia. El último recurso que les queda es buscar en Internet vídeos que les permitan saber más sobre lo que está sucediendo. Pero el cerrojazo chino de la Red hace muy difícil el rastreo.

"Las manifestaciones del domingo sólo pretendían forzar una investigación oficial sobre lo ocurrido en Guangdong el pasado 26 de junio", explicó el vicepresidente de la diáspora uigur. "Allí murieron más de 20 personas según nuestros datos. Existe un vídeo en Youtube en el que se ve la persecución de las víctimas", agregó. El 26 de junio, varios trabajadores chinos atacaron y mataron a otros empleados uigures de una fábrica de juguetes en la provincia de Guangdong (sur de China). Pekín sólo reconoció la muerte de dos uigures en el incidente.