Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Zelaya: "Aún estoy en ropa de dormir"

El presidente derrocado de Honduras, Manuel Zelaya, fue detenido a las cinco de la mañana, hora local, cuando se encontraba en su casa en pijamas. En ropa de dormir y sin calcetines fue trasladado a una base aérea, y de allí, deportado a Costa Rica. Desde Costa Rica Zelaya concedió una entrevista a la cadena internacional Telesur que promueve el mandatario venezolano Hugo Chávez. En la citada entrevista, Zelaya declaró:

"Aún estoy en ropa de dormir. Me subieron a un vehículo, me llevaron a la base aérea, me subieron a un avión. Estoy en San José Costa Rica, he sido víctima de un secuestro de algún grupo de militares hondureños. No creo que el Ejército esté apoyando esta acción", dijo en exclusiva a teleSUR.

"Yo creo que esto ha sido un complot de una élite muy voraz, una élite que lo único que está deseando es mantener al país aislado y con un extremo de pobreza. La cúpula de las Fuerzas Armadas me ha traicionado, me han ultrajado, han invadido mi casa ésta mañana. Me amenazaron con dispararme, es un secuestro brutal contra mi persona, sin ninguna justificación". "Íbamos a una encuesta que no tiene carácter vinculante, algo que no puede justificar una acción de secuestro contra un presidente".

"Voy a pedirles a los presidentes de América, incluso al presidente de Estados Unidos. El embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, si no tiene nada que ver con este golpe, que lo aclare", acotó.

"Mientras no termine mi periodo yo sigo siendo el presidente electo desde cualquier lugar del mundo (...) no pueden mantener un Estado de facto".

"¿Dónde está la voz de la iglesia? quiero escuchar al cardenal. Dónde están las voces de los que apoyaban y rechazaban la encuesta. Ésta es una élite que quiere seguir manoseando el dinero del pueblo de Honduras".

[Es necesario] "tener un diálogo con estos militares para que no le hagan daño a mi familia, que no se atrevan a disparar contra nadie, podemos arreglar las diferencias a través de un diálogo".

"Un gobierno usurpador, un gobierno que se instaura por la fuerza no puede ser reconocido absolutamente por nadie, se van a rendir ante el propio pueblo por lo que se han atrevido a hacer".

"La manipulación de la élite voraz que tiene mucho control en el Congreso, tienen control político y económico, ellos manejan al país. Son unas 6 o 7 personas que le hacen un daño horrible a la nación".

Después, Zelaya pronunció una conferencia de prensa junto al presidente de Costa Rica, Oscar Arias. Zelaya explicó que nada más detenerlo le quitaron el teléfono móvil para subirle a empujones a un vehículo y desplazarlo después hasta el avión que lo trasladaría a Costa Rica custodiado por tres militares:

"Me subieron al avión y los pilotos, que son los capitanes que volaron conmigo durante tres años no quisieron abrir las ventanas, de la vergüenza que tienen esta gente que ha traicionado a Honduras". Aclaró que en ningún momento le indicaron hacia adónde lo llevaban, que hicieron escala en la región hondureña de Comayagua para repostar.

"Cuando retomaron el vuelo vi que el avión agarró al sur. Hasta que aterricé en San José supe que estaba en Costa Rica. Entonces dije: 'éste es un país demócrata. Gracia a Dios no me han asesinado estos gorilas y que bueno que ustedes no tiene estos gorilas (dirigiéndose al Presidente Arias)".

"Sólo el pueblo me puede quitar y poner. No es un grupo de gorilas el que me va a quitar el poder moral que tengo con el pueblo hondureño. He sido secuestrado a la fuerza, con violencia, con brutalidad. Este secuestro es un zarpazo al país, una bofetada al mundo entero, es un retroceso de 40 ó 50 años a la doctrina de la seguridad nacional", añadió.