Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez culpa a la CIA de la crisis en Irán

"Ahmadinetad ha ganado con todas las de la ley", asegura el mandatario venezolano en la cumbre del Alba

El presidente venezolano, Hugo Chávez, reiteró que está "absolutamente seguro" del triunfo electoral de Mahmud Ahmadinejad en las elecciones presidenciales de Irán. En esta oportunidad lo hizo frente a los presidentes y ministros de Exteriores de los otros ocho países del Caribe, Centro y Suramérica reunidos el miércoles en la sexta cumbre de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que no parecían muy convencidos de sus argumentos.

"Vean lo que está pasando en Irán", le dijo Chávez a sus colegas del Alba. "Todas las encuestas decían que ganaba Ahmadinejad por más 60%, y se desató de repente una guerra de encuestas. No les extrañe que a nosotros nos hagan lo mismo. Después de que ganamos, fraude, la gente a la calle, hay unos muertos, tienen francotiradores, y detrás está la CIA y la mano imperial. Ahmadinejad ganó con todas las de la ley, estamos absolutamente seguros (...) No les extrañe que eso se esté preparando para las próximas elecciones en Venezuela o en cualquiera de nuestros países".

Pero por más antiimperialista que se había declarado el auditorio en intervenciones previas, ninguno de los oradores presentes -ni el presidente Evo Morales, de Bolivia; ni Daniel Ortega, de Nicaragua; ni Rafael Correa, de Ecuador; ni el vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado- secundó a Chávez en su teoría. Tampoco lo hicieron cuando el mandatario venezolano, minutos más tarde, tuvo la ocurrencia de invitar al presidente iraní a su próxima reunión. "Ahmadinejad ha solicitado asistir como invitado a una cumbre de éstas. Yo creo que deberíamos invitarlo", propuso Chávez, y el silencio fue la respuesta.

Nuevo nombre para el Alba

El resto de los planteamientos de Chávez, en cambio, sí fueron aprobados por sus colegas. Entre ellos, que la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba) -fundada por Venezuela y Cuba en 2004 para oponerse al Tratado de Libre Comercio de las Américas y que ya agrupa a nueve países del Caribe y de Sur y Centroamérica- se llame ahora Alianza Bolivariana para las Américas, y que sus presidentes se reúnan al menos una vez cada tres meses para dar seguimiento a los planes sociales, económicos y políticos que han puesto en marcha.

"Éste no es sólo un cambio de nombre, es un cambio de códigos", dijo el miércoles Chávez, para quien la Alba ha logrado trascender de "la protesta a la realidad" y se ha convertido en un nuevo eje político de las Américas. "Que el mundo se acostumbre a que hay aquí una alternativa unitaria. Que a nadie se le ocurra una agresión militar contra uno de nosotros porque sería contra todos", agregó el mandatario venezolano, que horas antes había presidido un desfile militar con soldados de cinco de los nueve países miembros de la Alba.

Durante esta sexta cumbre de la Alba, realizada en la ciudad venezolana de Maracay (a unos 100 kilómetros al oeste Caracas), también se formalizó el ingreso de Ecuador, de San Vicente y las Granadinas, y de Antigua y Barbuda como miembros plenos de la alianza, que ya estaba conformada por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Honduras y Dominicana.