Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Por la noche subimos a las azoteas y gritamos contra el dictador"

Un estudiante europeo comenta la manifestación de hoy.- El líder reformista Musaví ha convocado una marcha con los asistentes vestidos de luto en homenaje a los muertos por la revuelta

Un estudiante europeo relata para El PAÍS la jornada de movilizaciones con la que los reformistas de Teherán pretenden vencer la resistencia del régimen iraní. Al igual que ayer, el estudiante preserva el anonimato por temor a posibles represalias. Estos son algunos de los mensajes que podemos leer en Twitter escritos en inglés. Uno enviado hace pocas horas:

Hoy, marea verde en la Plaza Imam Jomeini de Teherán a las cuatro de la tarde. Que todos vistan de NEGRO. Rezaremos juntos.

Y este otro, de ayer:

Mañana la marcha será en memoria de aquellos que fueron asesinados por el Gobierno. Musaví liderará el mar verde. Reenviadlo.

Los reformistas tratan de rendir homenaje a los siete muertos fallecidos en los primeros días de protestas callejeras.

20.45 Hemos recuperado la comunicación con el estudiante europeo que ha asistido a todas las manifestaciones de esta semana:

Estoy de vuelta en casa y hasta hace un momento se oían gritos desde las azoteas, como ha ocurrido todas las noches en los últimos seis días. Cantan Allahu Akbar (Alá es grande) que tiene una connotación más política que religiosa, porque es el lema de la revolución de 1979 y por tanto un grito contra el poder establecido. También se grita Marg bar dictator (Muerte al dictador), o Ya Hosein Mir Hosein, que es una invocación al imán chií, Hosein, nieto del profeta Mahoma y Mir Hosein en alusión al nombre del líder reformista Musaví. Mucha gente se está quedando afónica de tanto gritar estas noches. Un amigo mío pega unos berridos enormes.

Por el contrario, la manifestación de hoy ha vuelto a ser silenciosa. No he podido ver a Musaví, porque se ha subido en un coche en un punto determinado pero no sabes por donde va a aparecer entre la multitud. Poco a poco se nota que la organización de Musaví va ganando influencia sobre las manifestaciones y dan consignas de manera organizada, a diferencia de las anteriores marchas que fueron más espontáneas. Ahora mismo la gente está a la expectativa. Se quiere escuchar mañana al Líder Supremo, Alí Jamenei, que excepcionalmente va a dirigir el rezo colectivo de los viernes y en función de sus palabras se tomará la decisión de seguir con las manifestaciones en silencio o tomar otra orientación. He escuchado que una organización religiosa reformista llamada Los Clérigos Combatientes, ha convocado para el sábado otra marcha desde la plaza de Engelab (revolución) hasta la plaza Azadí (libertad).

18.50. La manifestación ha concluido con una nueva presencia multitudinaria. Musaví ha convocado a sus seguidores para mañana viernes, día santo para los musulmanes, en el campus y la mezquita de la Universidad de Teherán, donde al mediodía se celebrará el rezo colectivo habitual, oficiado por el Líder Supremo, el Ayatolá Jamenei. Coincidirán en el mismo lugar los partidarios moderados de Ahmadineyad y los reformistas de Musaví. La intención de este último es hacer visible a la marea verde en un momento significativo para los iraníes. En la web del Líder Supremo, Jamenei, se puede leer la convocatoria en español.

17.15 La televisión oficial iraní Press Tv , que emite las 24 horas noticias en inglés, acaba de abrir su informativo con imágenes de la manifestación de hoy en la que Musaví se ha dirigido a sus partidarios. Les ha pedido que mantengan la calma, que sigan con las marchas pacíficas día tras día y que eviten las trampas que les tienden sus opositores para crear violencia. Se ha subido a un coche y con un altavoz ha hablado a la gente. Está vestido con un traje negro como la mayoría de los manifestantes. Se ha marchado pero miles de personas siguen allí en la plaza del Iman Jomeini.

16.45. Hablamos con otra chica, que acude a la manifestación con retraso y nos dice que se encuentra en el metro con más gente que acude o vuelve de la manifestación con lazos y bandas de color verde: "Cuando nos cruzamos hacemos el signo de la victoria en gesto de complicidad y algunos aplauden".

16.33 La comunicación con los manifestantes es imposible. Nadie en Teherán puede contactar con ellos porque el Gobierno ha suprimido la cobertura según nuestros interlocutores en otras zonas de la ciudad. Como el joven guardia urbano con quien hablamos antes, que está preocupado por su hermano menor, Mahmud, de 19 años, a quien no para de llamar al móvil sin obtener respuesta. "Ayer fuimos juntos a la manifestación y él está tan emocionado que hoy se ha querido ir solo. Él estudia Educación Física en la Universidad de Teherán. Los adolescentes están muy motivados y cantan eslóganes en su propia jerga. Hay uno muy popular que juega con una rima en persa y dice: Nos han robado el voto y se han quedado tan contentos".

En el norte de Teherán, el lado opuesto de la ciudad en donde se celebra la manifestación, un joven que cumple el servicio militar obligatorio de año y medio como guardia urbano nos atiende:

15.11. Estoy hablando con gente pasa por esta calle. Y la gente habla con furia y con rabia. Cuentan que anoche los milicianos le pegaron a una mujer embarazada. Y dicen que murieron la mujer y su hijo. Mi jefe me dice que no puedo hablar con extranjeros las cosas que ocurren en nuestro país. Es peligroso para mí, pero es mi obligación decirlo. No puedo callar. Mi jefe es partidario de Ahmadineyad, es un ignorante y no puedes pedirle más. Pero la mayoría de la gente está a favor de Musaví. No es que estemos a favor de Musaví, sino en contra de Ahmadineyad.

14.53. Sé que hay miles y miles de personas rezando en los alrededores de la Mezquita de Arg. Y los perros del Gobiernos que es como nosotros llamamos a las milicias de los basiyís están preparados por si tienen que actuar contra la gente.

14.24. No podemos contactar con nuestro testigo. La comunicación telefónica, como de costumbre cuando se avecina la hora de la manifestación, ha quedado suspendida.

13.40. Sé que me habéis llamado al móvil en varias ocasiones y yo colgaba el teléfono. Iba en un taxi, el conductor tenía un aspecto como muy radical y prefería no arriesgarme. Estoy en camino del lugar de la manifestación.

10.15. En la manifestación de ayer me llamó la atención el hecho de que la gente pretendía ganarse la complicidad de los policías. A veces algún agente hacía un gesto de solidaridad y todo el mundo le aplaudía o coreaba gritos de apoyo. Lo mismo ocurrió cuando al final del trayecto, algunos policías nos indicaron el camino. La gente lo agradecía con frases de cortesía muy típicas del idioma persa y que son prácticamente intraducibles. Sería algo así como "No esté usted cansado". Estaba claro que la intención general era romper el clima de enfrentamiento, que sólo favorece a quienes quieren sacar al Ejército a la calle. Y hasta el momento, parece que lo estamos logrando. Todas las mujeres acuden con el velo sobre sus cabezas, como es obligatorio en Irán. Prueba de que es una protesta concreta sobre el proceso electoral y no sobre el régimen es que a ninguna se le ocurre quitarse el velo, cosa que cuestionaría la autoridad de los ayatolás.

Ayer había muchísima gente, algo así como si una manifestación rodease el Retiro de Madrid y las calles aledañas. Se oían eslóganes muy bailables, pero no se suele bailar en las manifestaciones. Y eso que los iraníes bailan muchísimo en las fiestas que organizan en sus casas... Bailan mucho más que los europeos. Pero siempre en casa. Las muestras de alegría en la calle son muy escasas. La ideología religiosa, que es la que gobierna el país, asocia el baile con los placeres de lujuria. Hace dos días unos manifestantes empezaron a bailar y una mujer les dijo que parasen porque podía venir alguna cámara de televisión y sacarían una imagen en la televisión estatal tachándonos a todos los manifestantes de depravados que sólo buscan divertirse.

El otro hecho reseñable fue que hice ayer una pequeña encuesta entre mis amigos preguntándoles cuánta gente de las decenas de miles que acudieron a la manifestación provenían de los barrios más pobres de la ciudad. Y decían que entre un 20 y un 30%.

El ambiente era de calma. Los únicos momentos de tensión que se vivieron ayer fue cuando alguien difundía una convocatoria de marcha para hoy. Entonces siempre se juntaba gente a su alrededor preguntándole con desconfianza que de quién había partido la idea. Hay un temor constante a la información que pueda provenir del Gobierno para dividir y debilitar la protesta.

Para hoy hay dos manifestaciones convocadas. Una frente a la sede de la ONU, que a esa no me dará tiempo a llegar. Y otra a las cuatro de la tarde (una y media en la España peninsular) en la plaza de Jomeini. Empieza a las cuatro o a las cinco, depende de a quién le hagas caso. Como funciona todo por el boca a boca, no hay nada verdaderamente fiable.