Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte lanza tres misiles de corto alcance tras su ensayo nuclear

La prueba atómica ha sido más potente que en 2006.- EE UU, Rusia y la UE claman contra Pyongang mientras la ONU convoca una reunión de urgencia

Corea del Norte ha desafiado por todo lo alto a la comunidad internacional. Pyongyang ha anunciado este lunes de madrugada (hora española) que ha llevado a cabo con éxito un ensayo nuclear subterráneo, el segundo después de la prueba realizada en octubre de 2006 y que le acarreó sanciones internacionales. A esto, se suma el lanzamiento de tres misiles de corto alcance en menos de 12 horas, que elevan la tensión en Asia. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) ha convocado para hoy una reunión de urgencia, mientras las potencias han mostrado públicamente su preocupación.

Según la agencia estatal KCNA, Pyongyang asegura que este último ha sido más potente que el anterior, "con un nivel superior en términos de poder explosivo y tecnología". El régimen justifica estos ensayos "como parte de sus medidas para fortalecer su disuasión nuclear".

Las primeras informaciones desde Seúl apuntan a que la prueba se ha realizado a unos 15 kilómetros del primer centro de pruebas norcoreano en la localidad de Kilju (provincia de Hamgyeong Norte), en el noroeste del país comunista, según los cálculos de la Agencia Meteorológica, citados por la agencia local Yonhap.

El ensayo nuclear del 2006, confirmado por Washington, fue de una potencia de entre 5 y 15 kilotones mientras que el realizado este lunes ha alcanzado 20 kilotones (un kilotón equivale a 1.000 tolenadas de explosivo trinitrotolueno o TNT), una potencia algo inferior a la detonada en 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial, sobre la ciudad japonesa de Nagasaki, según los cálculos de la inteligencia rusa. El régimen norcoreano afirma que la prueba de fue "segura", lo que indica que no se ha detectado ninguna filtración al exterior de material radiactivo, algo que también aseguró tras la explosión controlada de hace tres años. Sin embargo, la comunidad internacional considera que el Gobierno norcoreano ha violado la resolución 1718 de la ONU.

Las agencias sísmicas registraron un temblor de entre 4,5 y 4,7 grados de magnitud en la escala Ritchter pocos minutos antes de las 10 de la mañana de este lunes (tres de la madrugada en la España peninsular), frente a los 3,6 grados que registró el instituto sismológico surcoreano en la primera prueba de 2006.

Además, fuentes diplomáticas surcoreanas han informado a la agencia estatal Yonhap de que el régimen norcoreano ha disparado un misil balístico de corto alcance poco después de realizar el ensayo nuclear. De acuerdo con los servicios de inteligencia de Corea del Sur y de EE UU, que han verificado la prueba, el misil se ha lanzado desde la base norcoreana de Musudan-ri con un alcance de 130 kilómetros. Horas después, Seúl ha vuelto a informar de dos pruebas más con misiles de idénticas características en la misma base.

Clamor internacional

Poco después de conocer la noticia, Corea del Sur y Japón decidieron solicitar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que imponga sanciones a Pyongyang. "Pediremos al Consejo de Seguridad que organice una reunión de urgencia sobre este asunto lo más pronto posible", aseguró una fuente de la delegación surcoreana que prefirió mantenerse en el anonimato. Rusia, que ejerce en estos momentos la Presidencia rotativa del Consejo de la ONU, ha confirmado que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas celebrará una reunión de urgencia hoy para tratar el asunto a petición de Japón.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado que los intentos de Corea del Norte de desarrollar un programa de armas nucleares supone una amenaza para la paz y la seguridad mundial. También ha declarado que el último ensayo nuclear norcoreano es "motivo de gran preocupación para todas las naciones" y que el peligro que suponen las "actividades amenazantes" de Pyongyang justifica "una respuesta de la comunidad internacional". El Kremlin también ha mostrado su "preocupación" ante el desafío norcoreano.

Fuentes de la embajada norcoreana en Moscú han dicho a la agencia rusa Itar-Tass que Pyongyang "está dispuesta a efectuar nuevos ensayos nucleares si Estados Unidos y sus aliados continúan con su política de intimidación". Expertos surcoreanos consideran que el ensayo nuclear tiene como objetivo presionar al Gobierno estadounidense de Barack Obama para que este abra negociaciones bilaterales entre Pyongyang y Washington.

Por su parte, Corea del Sur ha puesto sus tropas en estado de máxima alerta y ha creado un equipo de crisis formado por los principales oficiales. El mando conjunto del Estado Mayor ha pospuesto una reunión de alto nivel y ha ordenado a los 400 generales que iban a participar que regresen a sus puestos y se mantengan en alerta a lo largo de la semana.

Antecedente

Sin embargo, el suceso de este lunes no ha sorprendido a nadie. Corea del Norte abandonó las negociaciones internacionales para poner fin a su programa de armas nucleares y reanudó el funcionamiento de sus instalaciones atómicas.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el lanzamiento de un misil, el pasado 5 de abril, que, según Pyongyang, estaba destinado a poner en órbita un satélite de comunicaciones, pero según EE UU, Japón y Corea del Sur, fue la prueba disfrazada de un misil balístico de largo alcance, capaz de alcanzar Alaska.

El diario estadounidense The New York Times informa por su parte de que la noticia también ha tenido un fuerte impacto en los mercados financieros. Así, el índice principal de la bolsa surcoreana ha caído casi cuatro puntos porcentuales en cuestión de minutos.