Chávez y Correa, frente común contra la prensa

Los presidentes de Venezuela y Ecuador acusan a los medios de ser los principales enemigos de su modelo socialista

Rafael Correa y Hugo Chávez, presidentes de Ecuador y Venezuela, respectivamente, están de acuerdo en que "la prensa" es el mayor enemigo con el que se ha topado la instauración del modelo socialista que han propuesto en sus países. Coinciden también, como lo hicieron saber en una comparecencia ante periodistas que ofrecieron ambos mandatarios la noche del sábado desde Quito, en la necesidad de crear un organismo regional que "defienda" a Gobiernos como los suyos de la "distorsión" y la "mala fe" de los medios de comunicación social.

"Cuando sea presidente de la Unasur [Unión de Naciones Suramericanas] lo voy a plantear formalmente: crear instancias que defiendan a los ciudadanos y a los Gobiernos legítimamente electos de los abusos de la prensa", dijo el presidente Rafael Correa. El mismo día, su Gobierno anunció que iniciará una auditoría a fondo de las frecuencias concedidas por el Estado a emisoras de radio y televisión para "sancionar los abusos que se cometen en nombre de la libertad de expresión". "Uno de los mayores enemigos del camino en América Latina es cierta prensa comprometida con los poderes fácticos que siempre han dominado nuestra región (...). Tenemos que enfrentar y derrotar a ese poder tan grande y tan impune", agregó Correa.

Hugo Chávez secundó al presidente ecuatoriano, tanto en su apreciación acerca de la prensa independiente como en su propuesta para combatirla: "Cuenta Ecuador con todo el apoyo de Venezuela en su lucha interna contra este fenómeno, que ya raya en la locura del fascismo".

Chávez, de hecho, comenzó con esta prédica mucho antes que su colega. El 28 de mayo próximo se cumplirán dos años desde que el presidente venezolano ordenó la toma militar de los equipos de transmisión de la emisora Radio Caracas Televisión y denegó la renovación de su concesión que, después de 53 años en el aire, venció en 2007. Poco a poco, el Gobierno también ha logrado hacerse de un aparato de comunicación propio para "neutralizar" el "terrorismo mediático": en 2002, operaban en Venezuela un canal de televisión del Estado y cinco independientes; en 2009, existen seis canales estatales y sólo tres independientes.

En las últimas semanas, el presidente venezolano también ha amenazado con cerrar definitivamente el canal de noticias Globovisión, contra el cual el Gobierno ha abierto 12 procesos administrativos y 22 investigaciones judiciales desde 2001. Chávez acusa a esta televisión de "envenenar" la mente de los venezolanos y de constituirse en un frente de oposición. Fue por esta última razón que, precisamente ayer, la cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) negó a los reporteros de esta cadena dar cobertura a la conferencia de prensa que suelen ofrecer a principios de cada semana. "Como Globovisión es un partido político, [sus reporteros] nunca más serán convocados a ninguna actividad", alegó una portavoz de la directiva, antes de dar un portazo. Como medida de protesta, todos los periodistas de medios independientes se retiraron del lugar y el evento -donde el ex ministro William Lara dijo que "no es cierto que haya en Venezuela ninguna limitación a la libertad de expresión"- sólo fue transmitido por las radios y televisoras oficiales.

Lo más visto en...

Top 50