Fotonoticia:

Medvédev advierte de que Rusia no aceptará "aventuras militares" de terceros países

El mandatario ruso preside el desfile con el que se conmemora el 64 aniversario de la victoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi

REUTERS

Unos 9.000 soldados rusos y 112 unidades de técnica militar, desde carros de combate hasta los más modernos misiles balísticos Tópol, han desfilado hoy por la plaza Roja de Moscú, mientras el cielo sobre el Kremlin ha sido sobrevolado por 69 aviones de combate y helicópeteros, durante los festejos del 64 aniversario de la victoria soviética sobre la Alemania nazi. Rusia ha aprovechado la ocasión para hacer alarde de su poderío militar y recordar al mundo que sigue siendo una potencia a la cual hay que tener en cuenta.

"La victoria sobre el fascismo es un gran ejemplo y una gran lección para todos pueblos. Una lección que hoy, cuando de nuevo hay quienes se lanzan a aventuras militares, sigue siendo actual", ha asegurado el presidente Dmitri Medvédev en su alocución ante las tropas en la plaza Roja. El líder ruso se ha referido aparentemente al presidente georgiano Mijaíl Saakashvili, que en agosto del año pasado lanzó un sorpresivo ataque contra Tsjinval, la capital de Osetia del Sur, lo que provocó la guerra de los cinco días y el posterior reconocimiento por parte de Moscú de esa región y de Abjazia.

Medvédev también se ha referido a "un nuevo acuerdo de seguridad europeo" como alternativa a la OTAN, cuya extensión hacia el Este es vista como una clara amenaza por Moscú; como contrarresto a esta expansión de la OTAN, el pasado 17 de marzo el presidente ruso anunció un ambicioso plan de renovación del Ejército , para "elevar cualitativamente su capacidad de combate", con especial acento en la modernización de las fuerzas estratégicas nucleares".

En el desfile han hecho su primera aparición pública los sistemas antiaéreos S-400 Triunfo, de los cuales los rusos están muy orgullosos. Estos sofisticados sistemas pueden, según afirman los militares, destruir incluso aviones furtivos (stealth) a unos 300 kilómetros de distancia. Conocidos en la OTAN como SA-21 Growler, se comenta que este sistema de defensa antiaérea ruso es mucho más potente y eficaz que el estadounidense MIM-104 Patriot. Recientemente Washington manifestó su preocupación por la posibilidad de que Moscú venda S-400 a Teherán.

También han pasado por la plaza Roja cuatro Tópol-M, los temidos misiles intercontinentales que, según afirma el Kremlin, pueden penetrar cualquier escudo antimisiles, incluido el que EE UU pretende construir.

La parada de hoy ha sido en gran medida una repetición de la del año anterior, cuando a iniciativa del entonces presidente y hoy primer ministro Vladímir Putin, Rusia volvió a hacer alarde de su técnica militar, después de un intermedio de 17 años en que los tanques y otros vehículos militares pesados habían cesado de echar a perder las calles por donde pasaban y ensayaban. El año pasado, el ayuntamiento de Moscú tuvo que gastar 1.800 millones de rublos - que entonces equivalían a unos 50 millones de euros - en reparar los destrozos dejados por el desfile. Teniendo en cuenta que este año han desfilado más equipos pesados y se han hecho más ensayos que en 2008, es muy posible que la cuenta le salga más cara a la capital. El desfile de hoy es una preparación del espectáculo apoteósico que el Kremlin promete mostrar el próximo año, cuando se cumpla el 65 aniversario de la derrota nazi.

En vísperas de la parada militar, Medvédev lamentaba en su videoblog la multiplicación de las "falsificaciones históricas". "De hecho, nos vemos en una situación en la que debemos defender la verdad histórica y demostrar otra vez hechos que hasta hace muy poco parecían completamente evidentes, dice Medvédev, para luego advertir: "No permitiremos a nadie poner en duda la hazaña de nuestro pueblo".

Lo más visto en...

Top 50