Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido el policía que agredió al hombre muerto en las protestas contra el G-20

El agente se identificó ayer a los investigadores del caso

El policía que golpeó al hombre que murió la semana pasada en una protesta contra la cumbre del G-20 en Londres ha sido suspendido de sus funciones este jueves, ha confirmado la Comisión Independiente de Quejas Contra la Policía (IPCC, en sus siglas en inglés). El agente, que pertenece a la Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) y aparece en un vídeo sobre el suceso divulgado este martes por el diario The Guardian, se identificó ayer a los investigadores, si bien no ha trascendido su identidad.

"La IPCC había pedido que el agente fuera suspendido y la Policía Metropolitana ha informado de que ha sido suspendido con efecto inmediato", ha dicho una portavoz de ese organismo regulador de las actividades de la policía. Un portavoz de la Policía Metropolitana ha indicado por su parte que la decisión se ha tomado para "mantener la confianza ciudadana" en las fuerzas de seguridad.

La IPCC ordenó este miércoles una segunda autopsia del fallecido, Ian Tomlinson, un quiosquero de 47 años, como parte de su investigación independiente sobre el incidente. Tomlinson murió de un infarto el pasado 1 de abril cerca del Banco de Inglaterra, cuando ante este edificio se celebraba una manifestación contra la reunión del G-20 (países ricos y emergentes) al día siguiente en Londres. La víctima, que no participaba en la protesta, sufrió un colapso cuando trataba de cruzar un cordón policial de camino a su casa tras terminar su trabajo en el quiosco, radicado en la City, el centro financiero de la capital británica.

En el vídeo difundido por The Guardian, grabado por un gestor de fondos neoyorquino, se aprecia cómo el quiosquero trata de alejarse de un grupo de policías, uno de los cuales le empuja violentamente por la espalda. Otro vídeo emitido por el canal británico Channel 4 muestra que Tomlinson fue golpeado con una porra.

La oposición liberal demócrata pidió este miércoles una investigación penal sobre los hechos. El portavoz de Justicia de la tercera formación británica, David Howarth, ha afirmado que la filmación difundida por el periódico muestra "un ataque nauseabundo y sin mediar provocación alguna" por parte de la policía. La ministra del Interior, Jacqui Smith, ha pedido que se complete "lo antes posible" la investigación interna que llevan a cabo las fuerzas de seguridad y ha supeditado la posibilidad de una pesquisa criminal al resultado de ese proceso.

Paralelamente, el hijastro de la víctima, Paul King, de 26 años, ha hecho un llamamiento público para que los testigos expliquen lo que vieron y, aunque sabe que tal vez sea difícil relacionar la agresión policial con la muerte de su padrastro, reclama "respuestas".

La Policía Metropolitana se hizo cargo en un principio de la investigación en nombre de la IPCC, aunque este organismo regulador ha anunciado que las pesquisas serán ahora independientes, dadas las nuevas pruebas que van apareciendo.

El centro financiero londinense fue hace una semana escenario de las protestas más airadas -organizadas en su mayoría por grupos anticapitaistas- de las varias que se celebraron en la ciudad con motivo de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G-20.