Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El independiente Jan Fischer es nombrado primer ministro checo y asume la Presidencia de la UE

El Gobierno del conservador Mirek Topolanek cayó en marzo pasado por una moción de censura de la oposición socialdemócrata

El político independiente Jan Fischer ha sido nombrado hoy primer ministro de la República Checa, cargo que le convierte también en presidente de turno de la Unión Europea, ya que su país ocupa la Presidencia comunitaria este semestre. El nuevo jefe del Ejecutivo elegirá como ministros a los candidatos independientes propuestos por los partidos políticos y se espera que el equipo sea nombrado por el presidente, Vaclav Klaus, antes del próximo 9 de mayo. El primer ministro saliente, Mirek Topolanek, que lideraba una coalición de centro-derecha, ha forjado un pacto con los socialdemócratas para superar la crisis creada tras la caída de su Gobierno por una moción de censura hace dos semanas.

El acuerdo entre Topolanek y la oposición socialdemócrata es una solución que ha despertado el recelo de los abogados constitucionalistas, ya que la Constitución de la República Checa prevé mecanismos distintos para resolver este tipo de turbulencias gubernamentales y la convocatoria de comicios anticipados.

En una ceremonia oficial celebrada en el Castillo de Praga, el presidente del país ha nombrado oficialmente jefe de Gobierno a Fischer, experto en estadística de 58 años. "Acepto esta tarea con responsabilidad", ha declarado nada más jurar ante el jefe del Estado su fidelidad al país y a la Carta Magna. Ha añadido que llega a la cabeza del Gobierno "como persona apolítica y especialista, pero como alguien con la suficiente y larga experiencia en la Administración pública". Fischer ha matizado que el suyo "no será un Ejecutivo de nuevos planes, sino de trabajo duro", y ha expresado su "deseo, ante todo, de trabajar al servicio del país, para llevarlo a las elecciones anticipadas con tranquilidad y habiendo cumplido todos los compromisos".

Hasta la investidura del nuevo Ejecutivo, Topolanek y su Gobierno dimisionario deberán todavía ejercer momentáneamente responsbilidades comunitarias, entre las que destaca la cumbre de la UE con seis países de Europa del Este con aspiraciones de integración.

Klaus, cuyo papel en esta crisis gubernamental ha sido objeto de muchas especulaciones en la prensa, ha señalado que la complicada situación en que se ha visto envuelta la República Checa sólo acabará definitivamente con la ratificación del nuevo Ejecutivo por los diputados.