Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 30 muertos en un atentado contra un centro religioso chií de Pakistán

Otras 160 personas están heridas y la Policía teme que la cifra de víctimas mortales siga aumentando en las próximas horas

Al menos 30 personas han muerto y 160 han resultado heridas en un atentado perpetrado contra un centro religioso chií de la ciudad pakistaní de Chakwa. En el momento del ataque 2.000 personas participaban en una procesión religiosa en esta localidad del centro del pais asiático. La Policía teme que la cifra de víctimas mortales siga aumentando en las próximas horas ya que muchos de los heridos se encuentran en estado crítico.

Según informó la policía, el terrorista activó los explosivos que llevaba cuando los agentes de seguridad del lugar, que también se encuentran entre los muertos, intentaron detenerle en la puerta del centro Imambargah, donde se celebraba la festividad de Majlis Aza. El móvil del ataque no ha sido aclarado aún, aunque los analistas no descartan que se tratara de violencia sectaria, esta vez a cargo de los chiíes, a pesar de que esta comunidad tiene poca presencia en Jáiber. Durante el último año se han registrado frecuentes ataques suicidas en mezquitas chiíes en varios puntos del país, incluso en la relativamente tranquila provincia de Punjab.

Las autoridades han enviado dos helicópteros a la localidad, situada a unos 90 kilómetros de Islamabad, para trasladar a los heridos a hospitales de Rawalpindi, cerca de la capital paquistaní, y otras ciudades.

Fin de semana sangriento

Este sábado, al menos 18 personas murieron en atentados perpetrados en el país asiático. Al menos 17 civiles fallecieron, entre ellos cinco niños, en un atentado suicida destinado contra un convoy militar que se dirigía al cuartel general del Ejército paquistaní en la localidad de Miranshah (Waziristán del Norte), poco después de que un presunto ataque aéreo estadounidense dejara 13 muertos, algunos de ellos civiles, a escasos kilómetros del lugar de este atentado.

El asaltante conducía un vehículo cargado con explosivos que pretendía estrellarse contra el convoy. Las tropas paquistaníes abatieron al conductor con disparos que hicieron detonar el vehículo, que explotó cerca de un colegio donde los padres estaban recogiendo a los alumnos que salían de clase, según fuentes oficiales a la cadena paquistaní Geo TV.

Horas después, murió una persona y otras quince resultaron heridas en un atentado suicida cerca de un puesto de control del Cuerpo de Fronteras en Islamabad. Tras la explosión se produjo un tiroteo entre las fuerzas de seguridad y asaltantes no identificados que se habían refugiado en una casa cercana. "La explosión fue un atentado suicida", indicó a Geo un miembro del citado cuerpo de seguridad. La Policía paquistaní acordonó inmediatamente la zona.