Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Human Rights Watch denuncia crímenes de guerra de Israel en Gaza

La organización de defensa de los derechos humanos critica que en la ofensiva militar se utilizaron bombas de fósforo blanco contra la población

La organización internacional de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha denunciado que Israel cometió "crímenes de guerra" al utilizar bombas de fósforo blanco contra la población civil en su ofensiva en Gaza, entre el 27 de diciembre y el 18 de enero pasados.

En el informe, presentado este miércoles bajo el título de Lluvia de fuego: el uso ilegal de fósforo blanco en Gaza por parte de Israel, la organización critica que Israel empleó fósforo blanco de forma repetida en áreas densamente pobladas, y no lo utilizó sólo en zonas abiertas para crear cortinas de humo, como permite el derecho de la guerra.

HRW ha recogido más de una veintena de restos de bombas de fósforo blanco de 155 milímetros -todas ellas producidas en Estados Unidos- en calles residenciales, tejados de viviendas, una escuela de la ONU, un hospital, un mercado y otras instalaciones civiles. En el ataque sobre la franja murieron 1417 personas, según el Centro Palestino para los Derechos Humanos.

"El uso de fósforo blanco no está prohibido per se, pero existen normas internacionales que exigen tomar todas las precauciones posibles para proteger a los civiles, algo que no se hizo", ha declarado Hill Van Esveld, abogado de HRW y uno de los autores del informe. "Dañar deliberadamente o por imprudencia a civiles de forma innecesaria constituye un crimen de guerra", ha continuado el abogado.

"Doce personas murieron a causa del fósforo blanco y varias decenas resultaron heridas, aunque no tenemos la cifra completa", ha indicado Van Esveld. El informe de HRW recoge también el bombardeo de una escuela de la ONU en Beit Lahiya, donde se refugiaban 1.600 palestinos, y de la sede de la agencia de la ONU para los refugiados (UNRWA) en Gaza capital.

El Ejército israelí, que ha recibido numerosas críticas por parte de organizaciones internacionales, anunció que no llevaría a cabo una investigación interna sobre el uso de fósforo blanco tras finalizar la ofensiva de 22 días sobre Gaza.