Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IRA Auténtico reivindica el ataque a la base militar de Irlanda del Norte

La facción disidente del IRA se atribuye la autoría del atentado en el que murieron dos militares y resultaron heridas otras cuatro personas.- El Sinn Fein, brazo político del IRA, ha condenado el atentado

Un periódico dublinés ha recibido una llamada en nombre del IRA Auténtico, una facción disidente del Ejército Republicano Irlandés (IRA), reclamando la autoría del atentado que acabó ayer con la vida de dos militares y dejó a otras cuatro personas en una base militar de Irlanda del Norte.

Según ha contado la periodista del Sunday Tribune Suzanne Breen a la cadena Sky News, un hombre ha llamado a este periódico con base en la capital irlandesa para reivindicar el ataque de anoche. El autor anónimo de la llamada ha dicho pertencer a una brigada del IRA Auténtico y ha empleado varias palabras clave reconocibles y atribuibles a este grupo terrorista.

"[El autor de la llamada] ha dicho que ni él ni el IRA Auténtico lamentan atacar a los soldados británicos que permanezcan en lo que él llamó el norte ocupado de Irlanda", ha señalado Breen.

El IRA Auténtico es un grupo disidente del IRA que se opone al proceso de paz norirlandés y a la estrategia democrática del brazo político del Ejército Republicano Irlandés, el Sinn Fein, que preside Gerry Adams.

Condena de Brown

Horas antes, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha condenado el atentado, ocurrido en la base de Massereene, a 25 kilómetros de Belfast, y ha subrayado que el ataque no echará por tierra el proceso de paz en la provincia. "Ningún asesino podrá hacer descarrilar un proceso de paz que cuenta con el apoyo del pueblo de Irlanda del Norte", ha asegurado Brown en una declaración hecha en su residencia oficial de Downing Street.

En el ataque fallecieron dos soldados británicos y otras cuatro personas, dos civiles y dos militares, resultaron heridas. Los autores del atentado entraron en el cuartel aprovechando un momento en que las puertas se abrieron para recibir una pizza que los militares habían encargado a domicilio.

El primer ministro británico ha asegurado que "llevaremos a esta gente (los responsables del atentado) ante la Justicia", y ha tildado el ataque de "cobarde". "Nuestra primera prioridad -ha proseguido- siempre ha sido la seguridad del pueblo de Irlanda del Norte y haremos todo lo que esté en nuestro poder para garantizar que Irlanda del Norte es segura". "Incrementaremos nuestros esfuerzos para hacer que perdure el proceso de paz", ha agregado el jefe del Gobierno británico.

El Sinn Fein expresa su repulsa

El Sinn Fein también ha expresado su condena al atentado ocurrido ayer por la noche. El brazo político del Ejército Republicano Irlandés ha calificado el ataque de "erróneo y contraproducente". Gerry Adams, líder de la formación norirlandesa, ha expresado en un comunicado que "no apoyamos este tipo de actos para conseguir la unión del Ulster con Irlanda". Los autores del atentado "buscan destruir los recientes progresos que hemos obtenido y traer de nuevo la violencia a nuestro territorio".

La Policía autónoma norirlandesa (PSNI) ha puesto en marcha una amplia operación de seguridad en la zona que rodea a los barracones, que son sede del 38 Regimiento de Ingenieros, a fin de capturar a los responsables del ataque.

El atentado ha tenido lugar un día después de que la Policía autónoma norirlandesa (PSNI) informara de que ha solicitado la intervención de los servicios secretos (el MI5) y las Fuerzas Armadas británicas para afrontar la creciente amenaza de facciones disidentes del IRA. El jefe del PSNI, Hugh Orde, advirtió el pasado viernes de que el riesgo de ataques de paramilitares disidentes se sitúa en su nivel más alto desde que accediese a este cargo hace siete años.

El Ejército puso fin en agosto de 2007 a sus operaciones en la provincia, donde llegó en 1969 para apoyar a la Policía debido al aumento de la violencia por los enfrentamientos entre católicos y protestantes, una situación que duró más de treinta años.

Un riesgo alto de ataque

La Policía norirlandesa (PSNI) ha activado hoy un "amplísimo" dispositivo de seguridad para atrapar a los pistoleros. En los próximos días, el jefe de la Policía irlandesa (la Garda), Fachtna Murphy, y altos funcionarios de los Gobiernos británico e irlandés se reunirán con el máximo responsable de la PSNI, Hugh Orde, para intercambiar información y cooperar en la investigación.

El propio Orde ya había advertido el pasado viernes de que el riesgo de ataques de paramilitares disidentes estaba en su nivel más alto en siete años por lo que solicitó la intervención de los servicios secretos (el MI5) y las Fuerzas Armadas británicas para afrontar la creciente amenaza de esas facciones del IRA.

Lo que sí que ha sorprendido es, en palabras del superintendente de la PSNI al frente de la investigación, Derek Williamson, la "dureza y carácter despiadado" del atentado, cuyo objetivo, afirmó, era causar "una masacre".

Más información