Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Herrero defiende sus declaraciones y asegura que no estaba en Venezuela como observador

El eurodiputado 'popular' califica de "absolutamente impresentable" la situación que vive Venezuela

El eurodiputado del PP Luis Herrero ha declarado este domingo a su llegada a Madrid tras ser expulsado de Caracas por el Gobierno venezolano, que su presencia en este país no era como observador internacinal, sino como invitado de la oposición y, por tanto, "con plena capacidad para opinar" sobre lo que oye y ve. Herrero ha querido de este modo contestar a la la secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, quien ayer dijo que "los observadores internacionales no pueden intervenir durante un proceso electoral". El eurodiputado ha insistido en que lo que ha visto y oído le parece "absolutamente impresentable", y lo dirá aquí y "donde haga falta".

Herrero ha añadido que no se arrepiente "absolutamente de nada" de lo que ha dicho y no le quita "ni una coma" y, además, le parecería "una falta de principios mantener una equidistancia formal con una persona que está arrasando con las libertades de los ciudadanos", en referencia al presidente Hugo Chávez. El eurodiputado ha explicado que lo que a él le ha pasado es "una anécdota", pero los venezolanos que están allí "son los que están sufriendo los desmanes de un tipo que no entiende las reglas de una democracia y están padeciendo sus consecuencias", por lo que ha apelado a "solidarizarse" con ellos.

Herrero ha asegurado que no sabe aún lo que pasó desde que fue abordado en el hotel por funcionarios y policías venezolanos hasta que subió a un avión en Caracas ya que desde el momento en que estuvo incomunicado, le quitaron el móvil y le embarcaron sin conocer su destino y no tenía "ni la más remota idea de lo que estaba pasando en el mundo exterior". Sin embargo, ha comentado que, a partir de lo que ha hablado con el eurodiputado Carlos Iturgaiz y el resto de eurodiputados del PP que se han quedado en Caracas, parece que "no se han portado muy bien y nadie de la Embajada ha ido a estar con ellos".