Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama mejora la cobertura médica infantil a costa de aumentar los impuestos sobre el tabaco

Entre los beneficiados por la ampliación del plan figura un millón y medio de niños hispanos

Obama firma la ley sanitaria en la Casa Blanca rodeado de los legisladores
Obama firma la ley sanitaria en la Casa Blanca rodeado de los legisladores AP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, continúa con su ofensiva legislativa. Horas después de anunciar la imposición de un límite de 500.000 dólares (unos 390.100 euros, lo que cobra el propio presidente) para los sueldos de los directivos de los bancos que se acojan a a las ayudas públicas, Obama ha firmado una ley que extiende la cobertura médica del Estado a los niños a base de aumentar los impuestos sobre el tabaco.

Obama ha firmado la ley horas después de que la Cámara de Representantes votara a favor de dotar de mayor presupuesto al Programa Estatal de Seguro Médico Infantil (SCHIP, en sus siglas en inglés), que fue aprobado la pasada semana por el Senado.

La ley de cobertura médica, que garantizará la asistencia médica a un millón y medio de niños hispanos, es un "buen primer paso" hacia la reforma del sector de salud, según los expertos. La ley federal extiende ese programa de asistencia médica a otros cuatro millones de niños pobres, para un total de once millones en los próximos cuatro años y medio.

Durante un discurso ante el pleno de la Cámara de Representantes, el líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyer, ha dicho que esta ley ayudará a crear "una generación de estadounidenses más saludables". Actualmente alrededor de 45 millones de personas de ese país carecen de seguro médico. Se trata de la segunda ley que firma Obama durante sus primeros 100 días de mandato, tras promulgar otra de equidad salarial para las mujeres el pasado 29 de enero.

La ampliación de SCHIP, que se financiará con el aumento de los impuestos federales al tabaco, fue aprobada por el Congreso el mes pasado en medio de agrias disputas porque elimina la espera de cinco años para niños y mujeres embarazadas con estatus migratorio legal. Antes de la puesta en vigor de esta ley, unos 7,4 millones de niños en Estados Unidos estaban amparados por el programa SCHIP, creado en 1997 y que otorga fondos a los gobiernos estatales para que a su vez mejoren la cobertura médica de su población de escasos recursos. Entre los beneficiados por la ampliación del plan figuran 1,5 millones de niños hispanos, según cálculos de la Alianza Nacional de Salud Hispana (NAHH, en sus siglas inglesas).

La reforma del sector de salud, y en concreto la cobertura médica universal, fue una de las promesas que hizo Obama durante la contienda presidencial. Jane Delgado, presidenta de la NAHH ha destacado que las organizaciones de base latinas en todo Estados Unidos jugaron un papel decisivo en la aprobación del proyecto de ley "que verdaderamente refleja los valores de nuestra nación".