Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 31 muertos en el sur de Australia por una ola de calor

La altas temperaturas han provocado también apagones e importantes incendios

La ola de calor que afecta desde hace varios días el sur de Australia se ha cobrado ya la vida de 31 personas, según las autoridades australianas. La temperaturas, que siguen por encima de los 40 grados, han provocado además varios incendios que amenazan viviendas, instalciones de energía y una mina de carbón en el vecino estado de Victoria.

El fuerte calor también ha provocado restricciones en el suministro eléctrico e incluso apagones en distintas localidades, entre ellas Melbourne, la segunda mayor ciudad del país. La explosión anoche de una subestación eléctrica ha obligado al Gobierno a estudiar nuevas fórmulas para mantener el suministro en decenas de miles de viviendas afectadas y el viceprimer ministro australiano, Mike Rann, ya ha anunciado la apertura de una investigación para determinar el papel jugado en esta crisis por la compañía eléctrica nacional.

El ministro de Energía y Recursos, Peter Barchelor, ha comparado la ola de calor con un desastre natural, ya que de continuar hasta el domingo será la peor de los últimos cien años. "Estos sucesos no tienen precedentes", ha afirmado, descartando que el Ejecutivo hubiese podido hacer algo para prevenir el apagón masivo registrado ayer. Además, los cortes eléctricos se notan también en el tráfico ferroviario, interrumpido en varias zonas, según informaciones del diario Daily Telegraph.

Por su parte, el ministro de Sanidad, John Hill ha reconocido que la elevada cifra de fallecidos que no cesa de aumentar en el sur del país. En este sentido, las llamadas a los servicios de emergencia se han multiplicado en los últimos días, especialmente entre la población más vulnerable, entre quienes también se registra la inmensa mayoría de las muertes. "Podría tratarse de personas mayores que han sufrido un golpe de calor o agotamiento como resultado del calor o enfermos crónicos que no han podido soportar las condiciones climáticas", ha indicado el ministro.

Se prevé que las temperaturas en las capitales de Victoria (Melbourne) y de Australia del Sur (Adelaida) volverán a superar los 40 grados mañana domingo, mientras que en el interior se alcanzarán los 45 grados centígrados, temperaturas que no se han anotado desde que se creó el registro meteorológico en 1855.