Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis acaba con la coalición de Gobierno en Islandia

El primer ministro Geir H. Haarde presenta la dimisión de su gabinete

Era cuestión de tiempo. El Gobierno de Islandia no ha podido hacer frente a la grave crisis económica que vive el país desde hace unos meses, hasta el punto de que el primer ministro de Islandia, Geir H. Haarde, ha decidido este lunes dar por terminada la coalición de Gobierno de su partido, el de la Independencia, con el Socialdemócrata, vigente desde 2007 y que debía mantenerse hasta 2011. Tras reunirse con la ministra de Exteriores, Ingibjörg Sólrún Gísladóttir, Haarde ha anunciado la disolución del Ejecutivo, tan criticado por su gestión e inoperancia desde la nacionalización de los principales bancos del país. Horas después, se ha reunido con el presidente de Islandia, Ólafur Ragnar Grímsson, y ha presentado oficialmente la dimisión de todo su gabinete.

Grímsson ha agradecido en una rueda de prensa emitida en directo por todas las televisiones, también en Internet, "el trabajo común" llevado a cabo con Haarde y ha destacado que "ningún primer ministro había tenido que afrontar en toda la historia de la democracia tantas dificultades". Para Grímsson, toca ahora pensar en la composición del Gobierno que dirigirá el país hasta la convocatoria de nuevas elecciones, aunque no ha precisado cuándo se celebrarán. "Todas las decisiones que hay que tomar ahora deben pensarse rápido y bien", ha señalado. Por la noche, el presidente recibió a los líderes de todos los partidos con representación en el Parlamento.

Elecciones anticipadas

El pasado sábado, Haarde abogó por celebrar elecciones anticipadas el próximo 9 de mayo, tal y como había pedido el Partido Socialdemócrata. El ya ex mandatario anunció además que, debido a un cáncer que le ha sido detectado en el esófago, no tiene intención de presentarse a los comicios como líder de su partido. "He decidido no presentarme a la reelección como líder del Partido de la Independencia en su próximo congreso nacional", señaló Haarde, tan criticado en los últimos meses por su gestión o inoperancia frente a la crisis.

Este lunes, Haarde ha recalcado que su partido se ha negado a aceptar la propuesta de los socialdemócratas de que la actual ministra de Asuntos Sociales, Jóhanna Sigurðardóttir, asumiese su cargo hasta la convocatoria de nuevas elecciones, informa la Radio Nacional de Islandia. Los conservadores tampoco han aceptado la dimisión del director del Banco Central, Davíð Oddsson, ex primer ministro de Islandia, tal y como piden los socialdemócratas.

Según las últimas encuestas, el Partido Izquierdista de los Verdes, actualmente en la oposición, es el mejor valorado para liderar una nueva coalición, ya que no parece que ninguna formación vaya a conseguir la mayoría absoluta, señala el periódico Morgunblaðið.

El sistema financiero islandés se derrumbó el pasado octubre, lo que derivó en una grave crisis monetaria, en un aumento del paro -de ser inexistente ha pasado al 7%- y en acaloradas protestas en las calles pidiendo la dimisión del primer ministro y la convocatoria de elecciones anticipadas.

La madrugada del pasado jueves, dos agentes de policía resultaron heridos durante una protesta en el centro de Reikiavik, junto al Parlamento. Por primera vez desde 1949, las autoridades respondieron lanzando bombas de gases lacrimógenos, lo que dejó al menos a un manifestante herido, según la prensa local.