Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto en Oriente Próximo

Los combates llegan a las calles de la ciudad de Gaza

El Ejército israelí y miembros de Hamás sostienen cruentos enfrentamientos en la capital de la franja.- El ministro de Defensa israelí asegura que la ciudad palestina está "parcialmente cercada".- Bush insiste en que Israel está en su derecho a defenderse

Una joven palestina acude al Hospital de Shifa, en Gaza, tras ser alcanzada en uno de los ataques.
Una joven palestina acude al Hospital de Shifa, en Gaza, tras ser alcanzada en uno de los ataques. AP

Israel se ha lanzado a la guerra urbana en Gaza. Los combates entre el Ejército israelí y los miembros de Hamás han llegado a las calles de la ciudad de Gaza, parcialmente destruida tras diez días de bombardeos por parte de las fuerzas israelíes. Tras la incursión del domingo, que partió en dos la franja, el Ejército israelí emprendió este lunes una nueva fase en su invasión terrestre que consiste en la búsqueda y destrucción de la "infraestructura terrorista", tal y como han informado fuentes militares.

Mientras tanto, la aviación israelí ha proseguido con sus bombardeos en su décimo día consecutivo y ha matado al menos 50 palestinos, entre ellos varios niños. Según el último balance del Gobierno hebreo, el número de víctimas de la operación Plomo sólido, lanzada el pasado día 27 y apuntalada desde el sábado con la invasión de Gaza, es de 500 palestinos muertos y más de 2.200 heridos. El ministro de Defensa israelí ha asegurado que la mayoría son de Hamás.

Las cifras son similares a las dadas por fuentes médicas palestinas, que señalan que ya hay 535 palestinos fallecidos y más de 2.300 heridos en diez días de guerra. Según fuentes de la ONU, un tercio de las víctimas son civiles. Este lunes, fuentes del hospital de A Shifa, en la ciudad de Gaza, han informado de que un matrimonio y sus cinco hijos han muerto como consecuencia de un ataque naval contra su casa en la zona de Al Mashtal, al norte del campo de refugiados de A Shati. Médicos palestinos también han confirmado que otras seis personas pertenecientes a la familia Samudi, entre ellas tres niños, han fallecido por el impacto de un proyectil sobre su casa en el barrio de Zeitoun.

En el lado israelí, según el balance oficial de Tel Aviv, un soldado ha fallecido y otros 12 han resultado heridos, cuatro de ellos en estado grave. A ello habría que sumar los últimos datos de los combates de este lunes, que han causado la muerte de al menos tres militares israelíes y una treintena de heridos, según las cadenas de televisión árabes Al Yazira y Al Arabiya.

Prosigue el lanzamiento de cohetes

Como respuesta a la ofensiva israelí, miembros de Hamás han reiterado que seguirán lanzando cohetes hacia territorio hebreo. "Ellos (los israelíes) han bombardeado a todo el mundo en Gaza... han bombardeado niños y hospitales y mezquitas y, al hacerlo, nos han dado la legitimidad de golpearles de la misma manera", ha dicho Mahmud Zahhar, uno de los líderes de Hamás y cofundador de la organización, en una transmisión de televisión desde una ubicación desconocida en Gaza.

"Nuestras demandas son claras: el problema no son los cohetes Qassam. El problema está en la agresión y las tropas y el cerco que nos han impuesto", dijo Zahhar, que agregó que los cohetes de fabricación casera palestinos han "tirado por tierra" la pretensión de Israel de que su territorio está seguro.

Las Brigadas Al Kasam, brazo armado de Hamás, la Yihad Islámica y otras milicias más pequeñas han reivindicado a lo largo de este lunes en diversos comunicados el lanzamiento de varios proyectiles e intercambios de fuego con las fuerzas israelíes. Según el diario israelí Haaretz, los militantes han lanzado una andanada de cohetes al sur de Israel y uno de ellos ha caído en un jardín de infancia en Ashdod, que estaba vacío en el momento del ataque, por lo que no se han registrado víctimas, sólo daños en el edificio.

"Un golpe durísimo"

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ha confirmado que las fuerzas israelíes pretenden dar el golpe más fuerte hasta la fecha a las milicias de Hamás en su propio territorio. En declaraciones realizadas al inicio del Comité de Defensa del Parlamento de este lunes, horas después de la nueva fase militar, Barak afirmó que "la ciudad de Gaza está parcialmente cercada" y que las fuerzas israelíes "han alcanzado los objetivos terrestres" que les había marcado.

El responsable de Defensa ha asegurado que Hamás "ha sufrido un durísimo golpe", pero aún queda "alcanzar las metas marcadas", es decir, "crear una nueva realidad" en Gaza. Barak ha explicado que Israel "está haciendo todo lo que cualquier país que quiera sobrevivir debe a sus ciudadanos: protección".

En la misma línea se ha expresado la ministra de Exteriores y presidenta del partido gobernante Kadima, Tzipi Livni, que ha afirmado que "la batalla será larga" y no se parará "hasta que Hamás no acepte los requisitos fundamentales de la legalidad internacional". Como ha hecho en anteriores ocasiones desde el comienzo de la ofensiva, Livni ha recurrido al derecho de Israel a defenderse de los ataques palestinos. "Entiendo la intranquilidad de la comunidad internacional, pero Hamás es una organización terrorista que coopera con Irán, se suministra de armas de Irán y tiene su sede en Damasco", ha sentenciado.

Nueva fase militar

Este lunes Israel ha puesto en marcha otro tipo de ofensiva. El Ejército hebreo ha cortado virtualmente en tres partes Gaza. Es el inicio de una nueva etapa militar, denominada Arrancar de raíz, que se basa en la búsqueda de escondrijos de armas y milicianos. En la invasión participan miles de soldados de infantería, ingenieros, artillería y carros de combate apoyados por la aviación, la marina y varias agencias de Inteligencia.

Los máximos jefes de las Brigadas Ezedín el Kassam han calculado esta partición. Un miliciano explicaba hace un par de meses que Gaza había sido dividida en tres sectores, y que cada uno de ellos debería contar con armamento y material similar para afrontar ataques israelíes sin contar con sus colegas en otras zonas,informa Juan Miguel Muñoz. Tanto los bombardeos como la guerra urbana, con soldados que se enfrentan cuerpo a cuerpo, se centran en las zonas de la ciudad de Gaza donde se esconden más milicianos, como los campos de refugiados de Yabalia y Beit Lahia.

Según las fuerzas israelíes, el objetivo de la incursión es "asestar un duro golpe" al movimiento islamista Hamás y las otras milicias que actúan en Gaza para minimizar los ataques con cohetes lanzados desde ese territorio palestino contra el Estado judío. Tel Aviv asegura que cientos de cohetes se hallan escondidos en búnkeres construidos desde junio de 2007, cuando Hamás tomó el control absoluto de la franja. La destrucción de los arsenales de los milicianos es el principal propósito pero será difícil conseguir una victoria total que suponga una tregua con las condiciones de Israel.