Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un miliciano de Hamás muere en Gaza en un ataque aéreo israelí

Israel da marcha atrás y no permite la entrada de ayuda humanitaria en la franja

Milicianos de la resistencia popular palestina cargan cohetes a las afueras de Gaza
Milicianos de la resistencia popular palestina cargan cohetes a las afueras de Gaza AP

Un miliciano de Hamás ha fallecido y otros tres palestinos han resultado heridos tras un ataque aéreo de helicópteros israelíes en la Franja de Gaza, han señalado fuentes sanitarias a la agencia Reuters. El miliciano formaba parte de un comando que se hallaba al sur de Rafah y que poco antes había disparado ocho proyectiles de mortero contra el paso fronterizo de Kerem Shalom, en la triple frontera entre la franja, Israel y Egipto. Israel ha respondido de esta forma al ataque con cohetes y fuego de mortero por parte de las milicias palestinas que han realizado este miércoles.

El Gobierno israelí no abrirá, como había anunciado, los pasos fronterizos de la franja para el paso de ayuda humanitaria a Gaza para el millón y medio de palestinos en el territorio. Ayer anunció que lo haría, pero el ataque de Hamás y Yijad Islámica contra Israel han empujado al Gobierno de Ehud Olmert a reconsiderar la decisión. Hasta 60 proyectiles han caído, respuesta de las organizaciones palestinas a la muerte de tres milicianos de Hamás ayer a manos del ejército israelí, que sostiene que fueron abatidos cuando trataban de colocar una bomba.

Los enfrentamientos desatados a partir de la tarde de ayer ponen también en peligro los esfuerzos mediadores de Egipto, que había conseguido arrancar a Hamás una pequeña tregua de 24 horas que los islamistas no descartaban ampliar y convertir en un nuevo alto el fuego de larga duración.

Nuevo estallido de violencia

El nuevo estallido de violencia comenzó ayer por la tarde. Al finalizar la minitregua, hubo lanzamiento de cohetes a Israel. Luego, soldados israelíes mataron a tres milicianos de Hamás que estaban colocando explosivos en la valla fronteriza entre Israel y Gaza. La respuesta de la organización islamista que controla Gaza y de otra de las facciones palestinas, Yihad Islámica, fue una nueva oleada de cohetes y morteros contra suelo israelí. Según el ejército israelí, hasta 30 cohetes artesanales y 30 proyectiles de mortero han caído sobre Israel. No han causado heridos, pero dos de ellos han impactado contra viviendas, sin causar heridos. Horas después, Hamás amenazaba con intensificar los lanzamientos.

"En vista del lanzamiento intensivo de cohetes, los pasos permanecerán cerrados hasta nueva orden", ha declarado Peter Lerner, alto cargo del Ministerio de Defensa. Era la respuesta del Gobierno esta mañana al lanzamiento de cohetes. Horas más tarde, con ya decenas de proyectiles disparados, el Gobierno de Olmert ha subrayado que ha refrenado su respuesta hasta ahora, aunque advierte de que si no cesa, tomará medidas que no ha precisado.

Los lanzamientos ponen en riesgo los últimos esfuerzos mediadores patrocinados por Egipto. Estos esfuerzos fructificaron en un primer momento en junio, cuando se firmó una tregua de seis meses entre Israel y Hamás. Con altibajos e incumplimientos, se puede decir que funcionó.

No obstante, amparándose en "incumplimientos" por parte israelí, al expirar el alto el fuego el pasado viernes, Hamás decidió no renovar el alto el fuego. Pese a ello, los esfuerzos egipcios consiguieron una nueva tregua, esta vez de 24 horas, que expiró ayer, aunque con la disposición de Hamás, expresada por su líder en Gaza, Mahmud Zahar, a que se convirtiese en una similar a la de seis meses. Israel no emitió respuesta. La ministra de Exteriores y candidata a la jefatura del Gobierno por Kadima, Tzipi Livni, viajará el viernes a Egipto para entrevistarse con el presidente, Hosni Mubarak, sobre un posible regreso a la calma, para lo que también cuenta que Hamás tiene en su poder al soldado israel Gilad Shalit, secuestrado hace dos años y medio.